• Un bombero participa en la extinción de un incendio en un albergue de refugiados en Alemania.
Publicada: domingo, 6 de diciembre de 2015 8:49
Actualizada: lunes, 7 de diciembre de 2015 4:07

En un contexto de aumento vertiginoso de la xenofobia en Alemania, sobre todo islamófoba, solo 4 casos de entre 222 ataques a albergues de refugiados han sido castigados legalmente, informa Die Zeit.

Las 222 agresiones con daños personales efectivos documentadas por el semanario en 2015 incluyen lanzamiento de adoquines, cócteles molotov e incendios de los albergues, pero tan solo una pequeña fracción resulta objeto de investigación.

Esas agresiones —con resultado de 104 heridos— condujeron únicamente en 8 casos a la apertura de expedientes contra los presuntos culpables, que solo fueron condenados en 4 ocasiones, publicó el viernes la revista, especificando que si no ha habido víctimas mortales ha sido “solo cuestión de suerte”.

93 de esas agresiones consistieron en incendios de albergues de refugiados que estaban ocupados en el momento de los hechos. La mayor parte, de noche y en zonas alejadas.

La frecuencia de estos ataques se ha disparado de manera alarmante en octubre de 2015, ocurriendo la mayoría de los incendios en el estado de Sajonia (este).

Partidarios de Pegida toman las calles de Dresde para protestar contra la política migratoria de Angela Merkel, 12 de octubre de 2015.

 

El auge de la xenofobia en Europa coincide con una afluencia de solicitantes de asilo sin precedentes en la región desde la Segunda Guerra Mundial, con cientos de miles de personas que buscan refugio del terrorismo, las guerras y la pobreza.

Al mismo tiempo, gran parte de los países de la zona euro no levantan cabeza desde la crisis de deuda soberana estallada en 2009, y se ven confrontados al estancamiento económico, el desempleo masivo, la precariedad y los bajos salarios.

En este contexto, han surgido movimientos de carácter xenófobo e islamófobo como Patriotas Europeos Contra la Islamización de Occidente (Pegida, por sus siglas en alemán), que recientemente evocó una posible reapertura de los campos de concentración de la época nazi para alojar a los musulmanes y refugiados.

Políticos que mantienen una postura favorable a la acogida de refugiados han llegado incluso a ser amenazados de muerte por “traidores al pueblo”.

mla/ctl/msf