• El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus (izq), y el presidente chino, Xi Jinping, en Pekín, capital de China.
Publicada: lunes, 11 de mayo de 2020 6:05

La inteligencia alemana asegura que China pidió a la OMS que retrasara la advertencia global del brote de la COVID-19; la organización lo desmiente.

La agencia de inteligencia de Alemania ha revelado que el presidente chino, Xi Jinping, el 21 de enero, le pidió al director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, que retrasara las noticias y advertencias globales sobre el brote del nuevo coronavirus (COVID-19) y no anunciara que podía contagiarse a los seres humanos, según un informe publicado el domingo por la revista alemana Der Spiegen. De este modo, según el informe, se retrasó seis 6 semanas la lucha contra esta enfermedad.

La OMS, en respuesta a las acusaciones, calificó el informe de “infundado e incorrecto”, y precisó que el presidente chino y el director general del organismo no hablaron por teléfono el 21 de enero.

China confirmó la transmisión del virus de persona a persona el 20 de enero [el día antes de la supuesta llamada telefónica], y el 22 de enero, la OMS lo anunció al mundo”, aseguró la organización.

 

Las recientes acusaciones de la inteligencia alemana a la OMS y a China no son las únicas. Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, ha intentado imputarle toda la responsabilidad de la enfermedad a China, exigiendo incluso “recompensa” a ese país por no frenar en sus fronteras la COVID-19, también ha acusado a la OMS de decantarse por China y, en represalia, ha cortado la financiación de su país al organismo. No obstante, la mayoría de los expertos consideran que Trump pretende justificar su mala gestión de la crisis.

nlr/mrp/nii/