• Un hombre yemení limpia el hospital de campaña apoyado por la organización humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) situado en la ciudad yemení de Abs un día después de haber sido destruido por un ataque aéreo saudí, 16 de agosto de 2016.
Publicada: martes, 27 de septiembre de 2016 17:44

Médicos Sin Fronteras (MSF) deplora el ‘total desprecio’ por la vida de los civiles bombardeados en Yemen por Arabia Saudí y sus aliados.

A un día de que se reúna el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (CSNU) para debatir sobre protección de misiones médicas, MSF ha instado hoy martes a ese órgano internacional a tomar "medidas concretas" para asegurarse de que 2016 sea el último año en que "los hospitales son bombardeados masivamente mientras el mundo observa en silencio".

Mediante un comunicado, la organización humanitaria —que ha sufrido el bombardeo de varios de sus centros en distintos países— ha analizado al detalle dos sucesos que tuvieron lugar en Yemen, un país inmerso en una guerra impulsada por una coalición liderada por Arabia Saudí desde marzo de 2015, que ha causado hasta el momento más de 10.000 muertos, según los últimos datos de la ONU.

El informe reúne en concreto informes sobre el sonado bombardeo de dos de sus hospitales bombardeados por la “coalición árabe” que lidera Riad y concluye que "la neutralidad y la imparcialidad de ambas instalaciones no habían estado en riesgo antes de los ataques y, por tanto, no había ninguna razón sólida para atacarlas".

El quinto ataque a un hospital asistido por MSF en Yemen fue el de Abs, en la provincia de Haya, que se convirtió en el más mortífero al perder la vida unas 19 personas con el bombardeo del pasado 15 de agosto. Aunque el ataque aéreo iba dirigido contra un vehículo que había llegado al centro, MSF asegura que no tenía armas y que sus ocupantes iban vestidos de civiles.

Otro ataque se perpetró el 2 de diciembre del año pasado contra la clínica de campaña de MSF en Al-Houban, en la provincia de Taiz, donde una persona falleció y ocho resultaron heridas, aunque el centro estaba cerrado cuando fue atacado.

La organización hace hincapié en su comunicado en lo injustificado de estos ataques y traslada a Arabia Saudí su "seria preocupación" por los hechos, no sin advertir de que incidentes como estos no hacen sino demostrar su "total desprecio" por la población civil. Por último, MSF lamenta que los casos citados sean una muestra de cómo se está librando la guerra en Yemen, ya que tales ataques no son "hechos aislados que afectan específicamente a centros gestionados o asistidos por MSF", sino que forman parte de una "tendencia" global.

snr/mla/rba

Commentarios