• El presidente de Argentina, Mauricio Macri (izda.), le estrecha la mano a su par de EE.UU., Donald Trump, en Hamburgo, Alemania, 7 de julio de 2017.
Publicada: jueves, 19 de octubre de 2017 1:12
Actualizada: viernes, 20 de octubre de 2017 1:57

Los presidentes estadounidense y argentino, en una llamada telefónica, acuerdan seguir trabajando juntos para restaurar la democracia en Venezuela.

Donald Trump y Mauricio Macri “conversaron sobre la persistente crisis en Venezuela y acordaron seguir trabajando juntos para ayudar a la gente de Venezuela a restaurar la democracia en su país”, así lo indica un comunicado oficial de la Casa Blanca emitido la tarde del miércoles.

La llamada telefónica se produce en momentos de tensión en Venezuela, donde la oposición ha rechazado los resultados de los comicios regionales del 15 de octubre, en los que el oficialismo obtuvo una abrumadora victoria, por considerar que el proceso fue “fraudulento”.

Los resultados definitivos de las mencionadas elecciones han otorgado al chavismo 18 de las 23 gobernaciones en juego, una victoria que hasta algunos grupos opositores la han reconocido y rechazado, al mismo tiempo que han afirmado que existió cierta práctica irregular durante las votaciones.

Mientras los datos definitivos mostraban una clara victoria oficialista, el Departamento estadounidense de Estado, a través de su portavoz, Heather Nauert, opinaba al día siguiente de las votaciones que estas no fueron “libres” ni “justas”, y advertía de que Washington seguirá presionando al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Los presidentes de EE.UU. y Argentina “acordaron seguir trabajando juntos para ayudar a la gente de Venezuela a restaurar la democracia en su país”, según un comunicado oficial de la Casa Blanca.

 

“Mientras que el régimen de Maduro siga comportándose como una dictadura autoritaria, trabajaremos con los miembros de la comunidad internacional e impondremos todo el peso del poder económico y diplomático estadounidense a favor del pueblo venezolano en su intento de restaurar la democracia”, vaticinaba Nauert.

Por su parte, Argentina y otros once países latinoamericanos que forman parte del llamado Grupo de Lima cuestionaron el martes también los resultados de las elecciones y fueron más allá que Estados Unidos al pedir que se lleve a cabo una auditoría independiente de los resultados, con el acompañamiento de observadores internacionales.

Maduro ha denunciado en repetidas ocasiones las intentonas injerencistas de Washington y sus aliados regionales, como Buenos Aires, en los asuntos internos de Venezuela.

Asimismo, el Gobierno de Caracas sostiene que la oposición venezolana es quien se presta a ejecutar estas medidas imperialistas que se traman desde la Casa Blanca para desestabilizar el país y tratar, así en vano, de dañar la voluntad del pueblo venezolano.

De otro lado, en la misma conversación telefónica, ambos mandatarios también hablaron de las relaciones entre Estados Unidos y Argentina y coincidieron en su compromiso para aumentar el comercio y la inversión bilaterales.

krd/anz/snz/rba

Comentarios