• El edificio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela.
Publicada: jueves, 30 de marzo de 2017 15:02
Actualizada: jueves, 30 de marzo de 2017 17:35

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela asume las competencias de la Asamblea Nacional (AN) ante la persistencia del ‘desacato’ de esta.

"Mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de derecho", establece una sentencia de la Sala emitida en la noche del miércoles.

El fallo levantó voces a favor y en contra: la oposición lo consideró un quiebre constitucional, mientras que el oficialismo lo aplaudió por considerar que restauraba el Estado de derecho.

Mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de derecho", establece una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela.

El TSJ declaró por primera vez "en desacato" al órgano legislativo a inicios de 2016, cuando éste juramentó a tres diputados opositores cuya elección había sido suspendida por cargos de fraude electoral.

"Aquí nosotros no podemos estar con una Asamblea Nacional ausente porque ellos (los opositores) quieran", dijo el miércoles el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, en su programa semanal de televisión, en el que sugirió por otra parte a la oposición que se someta a los dictámenes del máximo tribunal.

La “situación de desacato” de la AN obligó además el martes al TSJ a anular la inmunidad de los diputados y suspender un acuerdo legislativo (apoyado por los opositores) a favor de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra el país.

 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha acusado de "traición a la patria" a la mayoría opositora del Parlamento por pedir al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) que evalúe la aplicación a Caracas de la Carta Democrática Interamericana.

El jefe de Estado bolivariano tachó de “peleles del imperialismo” a los diputados opositores que apoyaron el acuerdo y advirtió de que su comportamiento abre el camino a una “intervención” extranjera en el país.

ftm/mla/nal

Commentarios