• El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en una rueda de prensa, 10 de octubre de 2017.
Publicada: viernes, 13 de octubre de 2017 7:59
Actualizada: viernes, 13 de octubre de 2017 8:53

Turquía recalca que no ve ninguna razón para que cancele la compra de sistemas de defensa antiaérea S-400, de fabricación rusa, pese a la inquietud de la OTAN.

“No hay ningún problema con los S-400. En la primera fase (de la cooperación) no habrá una producción conjunta, pero en la segunda fase (…) vamos a lanzar una producción conjunta”, ha declarado el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una entrevista publicada este viernes por el canal de televisión local Haberturk.

El jefe de Estado turco ha añadido que no piensa detener la cooperación sobre este sofisticado escudo antiaéreo, acordada con el presidente de Rusia, Vladimir Putin. “También hemos acordado sobre los misiles S-500”, ha apuntado, en alusión a la próxima generación de sistema antiaéreo rusa, recoge la agencia británica Reuters.

Después de varios años de negociaciones, el Servicio Federal de Cooperación Técnica Militar de Rusia informó el pasado 12 de septiembre que Moscú y Ankara firmaron un contrato para el suministro de S-400. Ese mismo día, Erdogan, informó que Turquía había abonado a Rusia el primer pago por dicho encargo.

Desde un principio, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y EE.UU. cuestionaron la cooperación armamentística ruso-turca. El jueves, la embajadora de EE.UU. ante la Alianza Atlántica, Kay Bailey Hutchison, puntualizó que Ankara está causando “problemas” para la OTAN con su decisión al respecto.

No hay ningún problema con los S-400. En la primera fase (de la cooperación) no habrá una producción conjunta, pero en la segunda fase (…) vamos a lanzar una producción conjunta”, ha declarado el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

 

“Hay tantos problemas con Turquía (…) nunca tuvimos este tipo de problemas”, lamentó la funcionaria norteamericana en declaraciones recogidas por el diario Washington Post.

Erdogan, en defensa del pacto, arguye que forma parte de las medidas necesarias para defender su país ante las amenazas y garantizar la seguridad nacional. El acuerdo es una señal del acercamiento entre Moscú y Ankara ante el Occidente.

mjs/ncl/mkh

Commentarios