• Despliegue en Rusia de un sistema de defensa áerea S-400.
Publicada: martes, 12 de septiembre de 2017 8:49
Actualizada: martes, 12 de septiembre de 2017 15:52

El presidente turco afirma que Ankara pagó un depósito a Rusia para adquirir los sistemas de misiles antibalísticos S-400, un acuerdo criticado por la OTAN.

“Se ha firmado (el contrato de) los S-400. Que yo sepa, también se ha pagado ya un depósito. El proceso continuará mediante la transferencia de un crédito ruso para nosotros”, ha aseverado este martes el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, durante el vuelo de regreso de una visita oficial a Kazajistán.

Según ha recogido el diario turco Hurriyet Daily News, Erdogan ha asegurado a los periodistas que tanto él como su par ruso, Vladimir Putin, están decididos a materializar la polémica venta del sistema de defensa aérea. “Tanto Putin como yo estamos decididos al respecto”, indica.

Turquía ha estado negociando desde hace más de un año la compra de misiles S-400 rusos para reforzar sus capacidades de defensa antiaérea, a pesar de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Washington han censurado el proyecto.

Se ha firmado (el contrato de) los S-400. Que yo sepa, también se ha pagado ya un depósito. El proceso continuará mediante la transferencia de un crédito ruso para nosotros”, dijo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

 

En esta misma línea, el jefe del Estado turco ha rechazado la presión que ejercían los terceros países para impedir el contrato. “La República de Turquía no tiene el derecho a debatir los principios de su independencia o la decisión independiente sobre la defensa”, ha puntualizado.

“Estamos obligados a tomar precauciones y medidas de seguridad para defender nuestro país”, ha dejado en claro, al tiempo que ha recordado que otros países miembros de la Alianza Atlántica se niegan a venderle un sistema que incluya transferencia de tecnología, por lo que debía buscar otro socio.

De acuerdo con estimaciones de la prensa turca, el sistema de misiles costaría más de 2500 millones de dólares. Expertos del centro de análisis turco EDAM sostienen que el acuerdo mejorara las capacidades de defensa contra aviones enemigos, aunque dudan que la entrega de las baterías ocurra en 2019, fecha adelantada por las autoridades de Ankara.

Turquía, también miembro de la OTAN, rubrica el polémico acuerdo en momentos de alta tensión entre la Alianza Atlántica, EE.UU. y Rusia debido a la crisis ucraniana y las posteriores escaladas militares de ambas partes.

mjs/rha/tas

Commentarios