• Irán, Rusia y Turquía alaban la eficacia de zonas seguras en Siria
Publicada: miércoles, 22 de noviembre de 2017 23:23
Actualizada: jueves, 23 de noviembre de 2017 13:08

Irán, Rusia y Turquía han subrayado este miércoles la importancia de las zonas seguras en Siria que contribuyeron a reducir la violencia en este país.

“La creación de zonas seguras en Siria, en el marco del proceso de Astaná, resultó bastante eficaz”, destaca la declaración conjunta de los países garantes de la tregua en Siria, es decir, Irán, Rusia y Turquía, publicada en el sitio web del Kremlin.

Para estos países, dichas zonas han jugado un papel innegable en “rebajar el nivel de violencia, aliviar el sufrimiento humano, frenar la avalancha de refugiados y empezar el trabajo para crear las condiciones para el regreso de los refugiados y los desplazados internos”.

La nota, que ha sido divulgada tras la reunión trilateral entre los presidentes de Irán, Rusia y Turquía, Hasan Rohani, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, en la ciudad rusa de Sochi, asegura que los países garantes seguirán sus esfuerzos coordinados para garantizar la paz en el país árabe.

La creación de zonas seguras en Siria, en el marco del proceso de Astaná, resultó bastante eficaz”, destaca la declaración conjunta de Irán, Rusia y Turquía, países garantes de la tregua en Siria.

 

A continuación, Teherán, Moscú y Ankara han expresado su apoyo a los sirios para restablecer la unidad en el país árabe y alcanzar una solución política a la crisis a través de un diálogo entre todos los sectores de la sociedad siria, que sea “inclusivo, libre, justo y transparente”.

En este sentido, la declaración final ha urgido a los representantes de Damasco y de la oposición siria, quienes están comprometidos con la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial, a participar de forma constructiva en el Congreso Nacional de Diálogo, que se celebrará en el balneario ruso de Sochi, a orillas del mar Negro.

Desde el inicio de un alto el fuego en Siria a finales de 2016, Irán, Rusia y Turquía asumieron el papel de garantes de esta tregua, y a partir de ese entonces han copatrocinado las negociaciones de paz celebradas en Astaná (capital kazaja), que tienen como objetivo consolidar el armisticio y preparar el terreno para una transición política en Siria.

Durante el proceso de Astaná, se crearon las llamadas zonas de distensión, bajo un plan elaborado por Rusia, Irán y Turquía, con el fin de acabar con la violencia en Siria, que ha dejado, en más de seis años, unos 465.000 muertos y desaparecidos, según el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

El pasado 9 de julio se activó la primera zona de seguridad en las provincias de Al-Quneitra, Al-Sweida y Daraa, en el suroeste de Siria, la segunda empezó a funcionar el 22 de julio en Quta Oriental, y la tercera, el 3 de agosto en el norte de Homs. Ahora, la cuarta debe establecerse en la provincia de Idlib.

zss/anz/aaf/tas

Commentarios