• El presidente de Siria, Bashar al-Asad, durante una entrevista con el diario croata Vecernij List, 6 de abril de 2017.
Publicada: viernes, 7 de abril de 2017 0:18

El presidente de Siria, Bashar al-Asad, afirma que los terroristas luchan en su país por los intereses del régimen de Israel.

“Los terroristas que combaten en el territorio sirio sirven a Israel (…). Israel es el aliado de Turquía, EE.UU., el Reino Unido, Francia, Arabia Saudí, Catar y otros países que persiguen los mismos objetivos”, ha denunciado el mandatario sirio durante una entrevista con el diario croata Vecernij List, publicada este jueves por la agencia siria de noticias SANA.

Cuando se le preguntó sobre una posible confrontación directa de Siria con Israel, Al-Asad ha dicho que la preocupación por una guerra es poco realista, dado que a su juicio, tal escenario ya se está desarrollando y podría definirse como una guerra entre ambas partes.

Los terroristas que combaten en el territorio sirio sirven a Israel (…). Israel es el aliado de Turquía, EE.UU., el Reino Unido, Francia, Arabia Saudí, Catar y otros países que persiguen los mismos objetivos”, dice el presidente de Siria, Bashar al-Asad.

Al respecto, explica que se trata de una guerra que tiene una nueva forma en la que el régimen de Tel Aviv utiliza nuevos instrumentos (en alusión a los terroristas).

Para el jefe de Estado sirio, los países que apoyan a los terroristas hacen todo lo posible para protegerlos ya que su fracaso significaría la caída política de las autoridades de estos países patrocinadores de grupos extremistas.

En otra parte de sus declaraciones, Al-Asad ha criticado al presidente de EE.UU., Donald Trump, por enviar tropas al norte de Siria sin coordinar con Damasco y ha enfatizado que, de hecho, Washington no está interesado en la estabilidad del país árabe.

Luego de aseverar que cualquier participación de las tropas extranjeras en Siria sin la venia de Damasco equivale a una invasión del territorio sirio, Al-Asad ha destacado que solo el pueblo sirio tiene la potestad de decidir sobre el futuro del país.

Desde el surgimiento de la crisis en Siria, EE.UU. y el régimen de Israel no escatiman ningún esfuerzo para allanar el camino hacia el derrocamiento de Al-Asad.

Los esfuerzos de Israel para acabar con el Gobierno de Al-Asad mediante una guerra subsidiaria en el país árabe tiene una estrecha relación con la estrategia ‘Clean Break’ propuesta en un documento preparado en 1996 por un grupo de estudios estratégicos israelí.

El documento plantea un nuevo enfoque para resolver los problemas de seguridad del régimen israelí en Oriente Medio y defiende, en especial, la promoción de una guerra llevada a cabo por terceros en Siria con la presencia de poderes regionales y extrarregionales.

alg/ncl/mjs/hnb

Commentarios