• Fuerzas progubernamentales sirias en el barrio de Al-Haidariya en Alepo, 8 de diciembre de 2016.
Publicada: lunes, 6 de febrero de 2017 8:24
Actualizada: lunes, 6 de febrero de 2017 9:41

El grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) se encuentra sitiado por completo en la ciudad de Al-Bab, su último bastión en la provincia siria de Alepo.

"Al-Bab está ahora totalmente asediado por las fuerzas sirias por el sur, y las fuerzas turcas y los ‘rebeldes’ por el este, norte y oeste", ha declarado este lunes el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Este logro se ha conseguido después de que las fuerzas progubernamentales cortaran la carretera que une esa ciudad con el este de Alepo y las provincias de Al-Raqa y Deir al Zur, ha explicado el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Al-Bab está ahora totalmente asediado por las fuerzas sirias por el sur, y las fuerzas turcas y los ‘rebeldes’ por el este, norte y oeste", ha declarado el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La ONG además ha subrayado que los combates continúan esta mañana en la zona, en un intento de estrechar el cerco de Al-Bab por parte de los efectivos gubernamentales, apoyados por fuerzas de elite del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) y de brigadas mecanizadas rusas.

Con estas victorias, las fuerzas sirias y sus aliados también han conseguido sitiar las poblaciones de Tadef, Bazaa y Qabasin, ubicadas en las inmediaciones de Al-Bab, que están bajo la égida de la agrupación terrorista de Daesh.

Asimismo, según la ONG, en los combates del domingo las fuerzas sirias acabaron con la vida de 15 terroristas de Daesh en las ciudades de Bazaa, Aran y en zonas del sureste de Al-Bab.

Las operaciones del Gobierno sirio coinciden con las llevadas a cabo por los ‘rebeldes’ sirios, apoyados por carros de combate y aviones turcos. Estos, sin embargo, niegan que haya coordinación con las autoridades de Damasco, algo que podría generar enfrentamientos entre las dos partes por el control de dicha urbe.

La localidad de Al-Bab, situada a 25 kilómetros al sur de la frontera turca, es considerada un trofeo por casi todos los bandos en este complejo conflicto, en especial después de que las tropas sirias recuperaran el control de Alepo, en diciembre, que fue el peor golpe infligido a los rebeldes desde el inicio de la crisis en 2011.

mkh/nii/

Commentarios