• Rebeldes fabricaban armas químicas en talleres secretos en Alepo
Publicada: viernes, 30 de diciembre de 2016 7:38
Actualizada: viernes, 30 de diciembre de 2016 11:03

Un vídeo de los barrios orientales de Alepo muestra cómo los ‘rebeldes’ fabricaban armas químicas en talleres para usarlas contra los civiles y el Ejército sirios.

Un equipo de los corresponsales de la agencia rusa de noticias Sputnik hizo la grabación tras visitar una fábrica donde se almacenaban grandes cantidades de sustancias tóxicas en un distrito oriental de Alepo, en el noreste de Siria, de cuyo control se hizo recientemente el Ejército sirio.

Una fuente militar confirmó a Sputnik que los grupos armados habían utilizado estas armas contra las tropas del Ejército sirio.

El barrio en el que se ubica la Academia Técnica Militar Háfez Asad, por ejemplo, sufrió un violento ataque con armas químicas. Los análisis posteriores de las sustancias tóxicas empleadas en el ataque revelaron que estos materiales eran de origen estadounidense, mientras que la bomba que los contenía había sido fabricada en Alepo.

 

La grabación publicada el jueves por este medio ruso muestra que en los depósitos encontrados en el taller de Alepo se puede ver una abreviatura escrita en alfabeto latino: OOH UN 308.

A mediados de diciembre, las autoridades sirias entregaron a los representantes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) documentación que confirma el uso de iperita, una sustancia tóxica conocida como gas mostaza, por parte de los ‘rebeldes’ que luchan contra las fuerzas gubernamentales en Alepo.

En respuesta, la OPAQ dijo que es necesario formar un comité especial para revisar los documentos enviados por Siria. No obstante, hasta el momento, no se ha dado ningún paso concreto en esta dirección.

El Gobierno sirio ha denunciado ante los entes internacionales numerosos ataques químicos llevados a cabo por terroristas y grupos armados en distintas zonas residenciales en Alepo y otros puntos del país, donde los extremistas han buscado culpar al Ejército de dichos crímenes.

Un ejemplo del ello, es un ataque del pasado 31 de octubre, cuando un grupo rebelde utilizó un proyectil de 240 mm con gas mostaza en la localidad siria de Maarat Umm Haush, situada en la zona de Afrin (provincia de Alepo), según las pruebas recogidas por los expertos del Ministerio de Defensa de Rusia.

Asimismo, el pasado agosto, el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) también usó armas químicas en sus ataques perpetrados contra las zonas residenciales de Alepo.

ftm/ktg/nal

Commentarios