• Soldados del Ejército de Siria celebran su victoria tras liberar un barrio en la parte oriental de la ciudad de Alepo de manos terroristas, 18 de noviembre de 2016.
Publicada: sábado, 3 de diciembre de 2016 11:15
Actualizada: sábado, 3 de diciembre de 2016 12:58

El Occidente ha de aceptar la inminente victoria del presidente Bashar al-Asad en Siria y reconocerla como la mejor opción para acabar con tanta muerte y destrucción.

“Hay que dejar que lo inevitable ocurra más pronto que tarde”, escribe la columnista del periódico británico The Independent, Mary Dejevsky, al destacar que las fuerzas de Al-Asad “acabarán imponiéndose” con su victoria antiterrorista en el país ante el temor occidental.

En un artículo publicado el jueves, la periodista pregunta a la parte occidental que “¿cuál es la reacción más humana ante lo que está pasando en Siria?” y asegura que reconocer tal victoria sería la reacción más adecuada al respecto.

Hay que dejar que lo inevitable ocurra más pronto que tarde”, escribe la columnista del periódico británico The Independent Mary Dejevsky.

A criterio de Dejevsky, evitar intervenir en el devenir de la situación actual en Siria y apoyar el avance antiterrorista de Damasco serían las mejores opciones para acabar con tanta muerte y destrucción en el suelo del país árabe, y sobre todo en la ciudad norteña de Alepo, y salvar lo que queda.

 

Y desde luego que existe otra opción “brutal y cruel”, en el marco de la cual EE.UU., la Unión Europea (UE), el Reino Unido o “quien sea” sigan haciendo lo que hacen ahora, afirma.

“Que llamen a un nuevo alto el fuego, prometan más armas y envíen más fuerzas especiales” para ayudar “a los que todavía nos gusta llamar oposición moderada”, prosigue la periodista.

Hay que admitir, recuerda, que la “política occidental fundamental” en el cambio del gobierno en Siria “no va a tener lugar (…) al menos no del modo en el que EE.UU. y otros lo tenían planeado y para lo que trabajaban. Tenemos que aceptar que Al-Asad vencerá en Siria”.

Tras cuestionar la responsabilidad de la “catástrofe” en Siria, Dejevsky señala que “habrá que responder que si bien Al-Asad la empezó, nosotros, Occidente, hicimos que el conflicto fuera más largo, más costoso y más complicado”.

“Occidente debería avergonzarse por cómo prolongó el conflicto”, concluye la columnista de The Independent.

tas/anz/rba

Comentarios