• El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov (izq), y su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier, 13 de febrero de 2016.
Publicada: sábado, 13 de febrero de 2016 17:48

El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, ha afirmado este sábado que el alto el fuego en Siria cuenta con menos de un 50 por ciento de posibilidades de éxito.

El moderador de la Conferencia de Seguridad de Múnich (ciudad en el sur de Alemania), Wolfgang Ischinger, pregunta a Lavrov cuánto confiaba, en una escala del 1 al 100, en que el "cese de las hostilidades" entre en vigor en el plazo de una semana como estaba previsto, y este responde que la posibilidad es de un "49 por ciento".

Su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier, se ha mostrado más optimista, al dar al alto el fuego un "51 por ciento de posibilidades" de éxito.

"Mi opinión es que no deberían demonizar a Al-Asad. No deberían demonizar a nadie salvo al terrorismo en Siria", ha dicho el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov.

El canciller ruso, además, ha advertido de que la mayoría de los civiles que están sitiados en Siria lo están por las fuerzas de la llamada "oposición".

Ha rechazado, a su vez, la salida del presidente de Siria, Bashar al-Asad, del poder, recordando: "Mi opinión es que no deberían demonizar a Al-Asad. No deberían demonizar a nadie salvo al terrorismo en Siria".

Respecto a la coordinación con las fuerzas estadounidenses en Siria, el jefe de la diplomacia rusa puso de relieve que el acuerdo de Múnich no se materializará sin la coordinación militar entre Rusia y EE.UU.

La colaboración militar diaria entre estos dos países en concreto es "una herramienta clave" para garantizar la entrega de ayuda humanitaria y el final de las hostilidades en el país árabe, añade.

Cabe señalar que la Conferencia de Seguridad de Múnich comenzó el viernes y concluirá el domingo. El evento centra cada año su atención en un problema de seguridad de alcance internacional, y cuenta con la presencia de ministros de exteriores, de seguridad, activistas y representantes de la sociedad civil.

La crisis siria, iniciada en marzo de 2011, se ha cobrado ya la vida de al menos 260 000 personas, en su mayoría civiles, según estadísticas del opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres (capital británica).

mkh/nii/

Comentarios