• El presidente ruso, Vladimir Putin (dcha.), y su homólogo estadounidense, Donald Trump.
Publicada: martes, 25 de abril de 2017 1:43
Actualizada: martes, 25 de abril de 2017 2:36

Rusia planifica una estrategia basada en el ‘dólar’ para hacer fracasar al mandatario Trump y poner fin al ‘poderío militar’ de EE.UU.

“Cuanto más agresivos sean los estadounidenses, más pronto verán el colapso final del dólar y, acabar con el dólar, sería la única manera con la que las víctimas de la agresión estadounidense podrán detener esa acometida. Tan pronto como nosotros (Rusia) y China volquemos el dólar, ese será el fin del poderío militar de Estados Unidos”, asegura el alto mando oficial del Kremlin, Serguei Glazyev, según recoge este lunes el diario británico Daily Star.

Sobre la política del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el analista asegura que el mandatario republicano hace todo lo que la ‘élite dominante’ le exige hacer.

Cuanto más agresivos sean los estadounidenses, más pronto verán el colapso final del dólar, y acabar con el dólar, sería la única manera con la que las víctimas de la agresión estadounidense podrán detener esa acometida. Tan pronto como nosotros y China volcamos el dólar, eso será el fin del poderío militar de Estados Unidos”, ha asegurado Serguei Glazyev, alto mando oficial del Kremlin.

“Yo no tenía ilusiones sobre él (Trump), en lo que respecta a cualquier modificación de política. En primer lugar, la agresión de EE.UU. en todo el mundo está arraigada a su aspiración de preservar la hegemonía estadounidense, mientras ya han dado liderazgo económico a China”, ha resaltado.

En este sentido, considera que, como Washington no puede obligar a todos los países a utilizar el dólar, ha involucrado al mundo entero en "una guerra híbrida para transferir su carga de deuda a otros países a fin de limitar a todo el mundo al dólar y debilitar los territorios que no puede controlar".

Ante tal escenario, Glazyev afirma que la “histeria antirrusa” y la “creciente rusofobia” pueden verse como factores de largo plazo ligados a los intereses de la “élite estadounidense”.

 

Para finalizar, recuerda que el Reino Unido durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales actuó como un instigador con tal de preservar su liderazgo mundial. “Ahora EE.UU. está haciendo lo mismo y Donald Trump representa tales intereses”, ha remarcado.

Las relaciones Moscú-Washington atraviesan un clima tenso después de que Estados Unidos atacara una base militar en Siria, en represalia por un ataque químico en Idlib (noroeste), del que Estados Unidos acusa sin pruebas a Damasco.

Según analistas internacionales tales acciones unilaterales e injustificadas del presidente estadounidense podrían producir una escalada de las tensiones a nivel internacional, haciendo estallar la Tercera Guerra Mundial.

mnz/ncl/fdd/rba

Comentarios