• Un buque de guerra ruso dispara misiles de crucero en una maniobra en aguas nacionales.
Publicada: martes, 11 de abril de 2017 17:11
Actualizada: martes, 11 de abril de 2017 17:54

Mientras siguen in crescendo las tensiones entre Moscú y Washington por Siria, Rusia ha decidido enviar más buques de guerra a las costas del país árabe.

Según declaró el lunes un funcionario de la Defensa estadounidense al portal USNI News, el Ejército ruso ha enviado dos corbetas de clase Steregushchiy a su base naval en el puerto de Tartus, sito en el este del mar Mediterráneo.

La fuente, citada de manera anónima, explicó que los referidos buques, uno de ellos un remolcador de alta mar, han zarpado desde la región rusa de Kaliningrado.

Rusia no se propone realizar allí operaciones bélicas contra EE.UU. Nuestro objetivo es apoyar al Ejército de Siria en la lucha contra los terroristas. Es la orden que tenemos”, puntualizó el senador ruso Víctor Ozerov.

Las naves se unirán a la fragata rusa armada con misiles de crucero Almirante Grigorovich, que Moscú ordenó enviar al estratégico puerto de Tartus en una aparente muestra de fuerza un día después del primer ataque militar directo de EE.UU. contra el Gobierno sirio, lanzado el viernes desde el aludido mar.

En esta línea, el senador ruso Víctor Ozerov, jefe del comité de Defensa y Seguridad en la Cámara alta, descartó el lunes la posibilidad de que Rusia emprenda acciones militares contra EE.UU. en el país árabe.

“Rusia no se propone realizar allí operaciones bélicas contra EE.UU. Nuestro objetivo es apoyar al Ejército de Siria en la lucha contra los terroristas. Es la orden que tenemos”, puntualizó.

Tras el ataque de EE.UU., la brecha entre Washington y Moscú se ensancha cada vez más con una escalada de amenazas cruzadas. Este martes, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, ha lanzado un ultimátum a Rusia pidiendo que elija a quién apoyar: Washington o el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Moscú ha denunciado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que el bombardeo del viernes supone un “acto de agresión ilegítimo”. También suspendió un acuerdo sobre Siria con Washington, que intentaba impedir accidentes de vuelos en las operaciones antiterroristas en Siria.

mjs/anz/ftm/rba

Commentarios