• El canciller ruso, Serguei Lavrov durante una conferencia de prensa en Moscú, la capital, 9 de marzo de 2017.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, advierte de que su país exigirá las razones de EE.UU. para lanzar un ataque contra un aeródromo militar del Ejército sirio.

Así ha reaccionado este viernes Lavrov al ataque de EE.UU. en la madrugada de hoy a un aeródromo militar del Ejército sirio, para luego afirmar que el bombardeo “es un acto de agresión con un pretexto inventado".

Lavrov ha protestado por no tomarse EE.UU. siquiera la molestia de mostrar hecho alguno que pruebe el ataque químico en la provincia noroccidental siria de Idlib, limitándose Washington a mostrar fotografías y especular con los testimonios de varias ONG, algunas de las cuales se dedican a "simular diversas situaciones para provocar al Gobierno sirio".

El acto de agresión de Washington (ataque a la base aérea siria en Homs) recuerda a la situación de 2003, cuando EE.UU. junto con su aliado, el Reino Unido, invadieron Irak sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), ha declarado el canciller ruso, Serguei Lavrov.

En otra parte de sus declaraciones, el ministro ruso de Asuntos Exteriores ha dicho que “el acto de agresión” de Washington recuerda a la situación de 2003, cuando EEUU junto con su aliado, el Reino Unido, "invadieron Irak" sin la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

 

En este sentido, Lavrov ha recordado que la verdad de la agresión de Washington a Irak no fue descubierta hasta transcurridos más de diez años: "después de más de 10 años, Tony Blair, entonces primer ministro del Reino Unido, admitió que hicieron trampa, que indujeron a todos al error".

Por su parte, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, ha sostenido este mismo viernes que el bombardeo fue planeado por la Casa Blanca antes de que se diera a conocer el supuesto ataque con armas químicas de la provincia de Idlib.

Según Zajárova, la Casa Blanca aprovechó la ocasión para realizar un ataque contra el país árabe que tenía ya planeado de antemano y "hacer una demostración de fuerza".

EE.UU. justifica su bombardeo por ese supuesto ataque químico, que el martes dejó al menos 86 muertos y más de 100 heridos en Jan Sheijun, en Idlib. 

Rusia asegura que Siria atacó un depósito de armamento de los terroristas presentes en esa zona, pero lo que provocó la tragedia fueron las sustancias tóxicas que los terroristas almacenaban allí.

snz/mla/nal

Publicada: viernes, 7 de abril de 2017 9:12
Actualizada: viernes, 7 de abril de 2017 10:18
Commentarios