• El portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi, asiste a una rueda de prensa en Teherán, la capital.
Publicada: sábado, 10 de junio de 2017 14:50
Actualizada: domingo, 11 de junio de 2017 5:10

Irán advierte de que una eventual independencia del Kurdistán iraquí solo favorecería ‎a los enemigos que buscan ‘sembrar la inestabilidad’ en suelo iraquí.‎

La Cancillería iraní ha reaccionado de esta manera a la decisión de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí de convocar para el próximo 25 de septiembre una consulta popular a favor de la secesión de esta zona del noreste de Irak.

“La República Islámica de Irán mantiene una postura clara y contundente al respecto: apoya la integridad territorial de Irak”, ha subrayado este sábado el portavoz de la Diplomacia iraní, Bahram Qasemi.

El portavoz ha advertido de que adoptar decisiones “unilaterales y contrarias a la Constitución en la actual coyuntura, es decir, cuando Irak atraviesa una compleja situación y es blanco de esfuerzos malévolos para prolongar la inestabilidad en su suelo, solo multiplicaría los problemas”.

La República Islámica de Irán mantiene una postura clara y contundente al respecto: apoya la integridad territorial de Irak”, ha subrayado el portavoz de la Diplomacia iraní, Bahram Qasemi.

 

El diplomático insiste en que Irak necesita más que nunca “la paz y la unidad nacional”, y que Erbil y Bagdad —las respectivas capitales de la región de Kurdistán e Irak— deberían resolver sus discrepancias en el marco del “diálogo y la reconciliación nacional y conforme a la Constitución”.

Bagdad rechazó el viernes la decisión “unilateral” de los kurdos, y llamó al gobierno de Erbil a acatar la Constitución.

“La gobernanza en Irak depende de la Constitución como referencia política y legal para determinar la relación entre el gobierno federal y la región del Kurdistán. Cualquier decisión relacionada con el futuro de Irak debe tomar en cuenta las disposiciones constitucionales, es una decisión iraquí y no de una sola parte”, precisó el portavoz de la oficina del primer ministro, Haidar al-Abadi.

Algunos países vecinos como Turquía también han criticado la convocatoria, considerándola un “terrible error”.

ftm/hgn/nii/

Commentarios