• El presidente de Irán, Hasan Rohani.
Publicada: lunes, 12 de septiembre de 2016 22:06
Actualizada: martes, 13 de septiembre de 2016 13:07

El diálogo político y la comprensión son las únicas soluciones a los problemas actuales en el Oriente Medio, afirma el presidente iraní, Hasan Rohani.

"Las cuestiones regionales deben ser resueltas por los países de la región y sólo a través del diálogo político y el entendimiento", ha enfatizado este lunes Rohani en una conversación telefónica con el emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani.

En este contexto, el presidente persa ha asegurado que la República Islámica de Irán no escatimará esfuerzos para la estabilidad de la región y la promoción de un proceso pacífico y ha instado a todo el mundo a que se sume a este objetivo.

Las cuestiones regionales deben ser resueltas por los países de la región y sólo a través del diálogo político y el entendimiento", ha dicho el presidente de Irán, Hasan Rohani.

En referencia a la propagación del extremismo, la violencia y el terrorismo en la región, Rohani ha lamentado que "la región no esté en un buen estado" y ha aseverado que es la obligación de todos fomentar la fraternidad entre los musulmanes y proteger los frentes ante la amenaza terrorista.

El emir catarí, que recibió la felicitación de Rohani con motivo del Eid al-Adha, por su parte, ha destacado la cordialidad que han mantenido las relaciones Teherán- Doha y ha dado la bienvenida a la ampliación de estos nexos en todos los campos.

El emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani.

 

Al Thani ha reconocido el importante papel de la República Islámica en la evolución de la situación de la región; un factor que a su juicio, también beneficia los intereses de Catar.

A continuación ha abogado por una mejora en las relaciones entre Irán y los Estados del litoral del Golfo Pérsico y ha afirmado que los problemas existentes deben ser resueltos por los Estados regionales y no por las potencias extranjeras.

Con respecto a las cuestiones regionales, las autoridades iraníes mantienen serias diferencias con los países ribereños del Golfo Pérsico, en particular con Arabia Saudí, acusada de propagar y financiar el Wahabismo así como a violentos grupos terroristas, entre ellos el EIIL (Daesh, en árabe) y Al-Qaeda.

Recientemente Teherán ha instado a la Liga Árabe (LA) a presionar a Riad para que cese la matanza de civiles en Siria, Irak, Baréin y Yemen, este último blanco desde marzo de 2015 de una agresión militar del régimen saudí que hasta ahora ha dejado más de 10.000 muertos en Yemen.

aaf/ncl/hnb