• Fachada del asentamiento ilegal israelí Shvut Rachel en la ocupada Cisjordania, 16 de marzo de 2017.
Publicada: miércoles, 22 de marzo de 2017 23:53

La ONG israelí Paz Ahora ha denunciado en un comunicado el aumento de construcciones ilegales del régimen de Israel en los territorios palestinos durante 2016.

En su nota, que se basa en un análisis de datos difundidos por la oficina central de estadísticas de Israel, la oenegé ha informado este miércoles que las edificaciones del régimen de Tel Aviv se incrementaron 39,6 % con respecto a las construcciones iniciadas en 2015.

Añade que el 2016 es el segundo año de los últimos quince con mayor número de construcciones ilegales que ha realizado Israel en tierras palestinas ocupadas. Encabeza la lista el año 2013 con 2847 construcciones, seguido del 2016, con 2630.

El fuerte aumento en la construcción de asentamientos envía un mensaje claro a los palestinos y a la comunidad internacional de que Israel no está interesado en una solución de dos Estados", señala el comunicado de Paz Ahora.

Las estadísticas reflejan en ese sentido que, desde 2001, el régimen de Tel Aviv ha construido un promedio anual de 1790 nuevas viviendas y, desde que Benyamin Netanyahu fue elegido primer ministro en 2009, se han levantado 14.017 casas.

 

"El fuerte aumento en la construcción de asentamientos envía un mensaje claro a los palestinos y a la comunidad internacional de que Israel no está interesado en una solución de dos Estados", afirma el comunicado de Paz Ahora, ONG que acusa a Netanyahu de "conducir a Israel hacia un estado de apartheid".

El parlamento israelí aprobó el 6 de febrero una controvertida ley que legaliza decenas de colonias construidas en Cisjordania. El visto bueno se otorgó, pese a la preocupación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y varios países del mundo.

Más de 570.000 colonos israelíes viven en 120 asentamientos ilegales construidos en suelo palestino, ocupado desde 1967. La comunidad internacional considera “ilegales” estas colonias, pero el régimen de Tel Aviv ignora todo tipo de condena.

mkh/ncl/rba

Commentarios