• Caravana de vehículos militares de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi).
Publicada: sábado, 18 de septiembre de 2021 0:35
Actualizada: sábado, 18 de septiembre de 2021 1:38

Un líder iraquí apunta el dedo acusador a Estados Unidos e Israel por el reciente ataque contra las posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak.

Qais al-Jazali, el líder del grupo Asaib Ahl al-Haq —que forma parte de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe)— denunció el jueves que la negación de las autoridades estadounidenses sobre su vinculación con el ataque aéreo llevado a cabo por la noche del martes en la frontera siria no las exime de su responsabilidad en lo absoluto.

En la práctica, la responsabilidad del espacio aéreo iraquí recae sobre los estadounidenses. Si no estuvieron involucrados en el ataque, es obra del enemigo sionista”, subrayó Al-Jazali.

En este sentido, el líder iraquí puso énfasis en que los aviones del régimen de Tel Aviv no pueden apuntar a posiciones controladas por las fuerzas militares iraquíes sin el consentimiento de su aliado norteamericano.

 

Al respecto, criticó al Gobierno iraquí por su silencio ante esta última ofensiva, además de calificar de “injustificable” su inacción para comprar sistemas de defensa aérea en un intento por disuadir los repetidos actos de agresión de este tipo contra el país árabe.

El ataque aéreo del martes se produjo entre la ciudad de Al-Qaim, en el oeste de Irak y la ciudad siria de al-Bukamal y tenía como objetivo un vehículo perteneciente a las fuerzas populares iraquíes en la localidad de Al-Hari.

Aunque el coronel Wayne Marotto, un portavoz de la llamada coalición liderada por EE.UU. insistió en que Washington no estaba detrás del asalto aéreo, los medios locales indicaron que la ofensiva involucró a un avión no tripulado (dron) y unos aviones de combate F-15 estadounidenses que lanzaron al menos cuatro misiles en la zona fronteriza y como consecuencia, dos vehículos, pertenecientes a las Unidades de Movilización Popular quedaron destruidos, pero no hubo víctimas mortales.

No se trata de primera vez que las posiciones de Al-Hashad Al-Shabi son blanco de ataques aéreos, de los que los combatientes populares culpan a Estados Unidos e Israel. En junio, aviones de guerra norteamericanos atacaron, bajo el orden del presidente de EE.UU., Joe Biden, una zona de Al-Bukamal en Deir Ezzor, dejando un niño muerto. Además, fuentes iraquíes reportaron que cuatro combatientes populares cayeron mártires en el asalto.

En reacción a dichas hostilidades, las fuerzas populares iraquíes han advertido a Washington que tomarán represalia y que ya no habrá ningún límite en la guerra contra las tropas de ocupación.

sar/ctl/rba