• Las Unidades de Movilización Popular iraquíes bloquean la aldea de Al-Bashir, en el sur de Kirkuk.
Publicada: viernes, 11 de agosto de 2017 1:23
Actualizada: viernes, 11 de agosto de 2017 12:23

Un alto comandante de las fuerzas populares iraquíes denunció que EE.UU. y Turquía presionan para impedir la presencia de sus tropas en la ofensiva por Tal Afar.

El jueves, Yawad al-Talibawi, portavoz de Asaib Ahl al-Haq, principal grupo de las Unidades de Movilización Popular (PMU, por sus siglas en inglés), señaló que EE.UU., Turquía, y altos funcionarios del Gobierno de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí rechazan rotundamente la presencia de las fuerzas populares en la operación para liberar a la ciudad de Tal Afar (norte) del control de los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe).

El vocero, en declaraciones a la televisión libanesa Al-Mayadeen, explicó que los integrantes de las PMU —conocidas por su nombre en árabe Al-Hashd Al-Shabi—, habían recibido órdenes de no tomar parte en la batalla.

Agregó que Al-Hashd Al-Shabi ha sido incorporado formalmente al Ejército iraquí, pero lamentó que haya todavía objeciones externas sobre su papel.

“Estamos seguros de que hay oficiales árabes y extranjeros en Tal Afar, por lo que nuestra participación en la próxima operación pondrá al descubierto los hechos que varias partes han buscado ocultar”, adelantó el vocero.

 

El comandante Al-Talibawi pidió al primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, apoyo para las fuerzas voluntarias —integrada en su mayoría por combatientes chiíes— y su inclusión en la operación por la liberación de Tal Afar.

El premier iraquí encomió el sábado el papel de las fuerzas populares y aseguró la participación de las mismas en la ofensiva por Tal Afar. Precisó también que el Ejército y los comandantes de seguridad habían ideado un plan para expulsar a Daesh de Tal Afar, que requería la participación del personal de seguridad, así como de los miembros de Al-Hashd Al-Shabi y otros combatientes tribales.

Las PMU integran en sus filas a más de 100.000 voluntarios, de los que entre 25.000 y 30.000 son combatientes tribales suníes, además, cuenta con las unidades cristianas kurdas. Estas fuerzas voluntarias han desempeñado un papel relevante en los grandes logros cosechados por las fuerzas gubernamentales en la lucha contra el EIIL.

Arabia Saudí, Turquía y EE.UU., en múltiples ocasiones, han acusado a Al-Hashad Al-Shabi de impulsar el sectarismo en el país árabe, algo que ha sido enérgicamente rechazado por el Gobierno iraquí, que lo considera una fuerza básica e imparcial dentro del Ejército.

ftm/ncl/snr/mkh

Commentarios