• Fuerzas iraquíes en el triángulo fronterizo jordano-sirio-iraquí
Publicada: lunes, 19 de junio de 2017 1:10
Actualizada: lunes, 19 de junio de 2017 18:04

Fuerzas populares iraquíes (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) se han desplegado en la zona fronteriza de Siria-Irak-Jordania, según fuentes de seguridad.

Una fuente de seguridad en la provincia iraquí de Al-Anbar (fronteriza con Siria), citada el domingo por la agencia local de noticias Al-Sumaria News, ha informado que dos batallones de la guardia fronteriza de Irak han recuperado el control del cruce fronterizo Al-Waleed que estaba en manos del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

El cruce fronterizo Al-Waleed, conocido en Siria como Al-Tanf, es uno de los tres cruces fronterizos oficiales entre Siria e Irak. El paso fronterizo está situado en el distrito iraquí de Al-Rutba (en Al-Anbar), cerca del punto más occidental de Irak y del más nororiental de Jordania. Sirve como el principal lugar de control fronterizo en la carretera entre Damasco y Bagdad. El puesto de control de Al-Tanf se encuentra en la parte siria de la frontera, en la provincia de Homs.

Las fuerzas de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) añade la fuente, han reforzado su control sobre la línea fronteriza entre Al-Waleed y el cruce Al-Traibil (cerca de Jordania) y llevan a cabo otra operación para recuperar el cruce Al-Qaem (en el oeste de Irak).

Según los analistas, estos avances se consideran una “victoria para el eje de la Resistencia” tanto en Irak como en Siria.

En las últimas semanas, las fuerzas sirias e iraquíes han avanzado en su lucha antiterrorista. Los efectivos sirios, apoyados por las fuerzas del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), y las fuerzas de Al-Hashad Al-Shabi se han reunido este domingo en un cruce fronterizo cerca de Al-Rutba por primera vez en varios años.

Al-Tanf es uno de los cruces fronterizos que ha sido blanco de una serie de enfrentamientos de los “actores” de la crisis en Siria. Al-Tanf tiene una posición estratégica y, por eso, la llamada coalición anti-EIIL, liderada por EE.UU., ha establecido una zona de exclusión de 54 kilómetros alrededor de este paso, sobre el cual no deben operar las fuerzas rusas ni las sirias.

El Ejército de EE.UU. mantiene cerca de la zona dos bases militares y opera ahí con grupos que llama “rebeldes” desde hace varios meses. Los analistas ven en la recuperación del control de Al-Tanf por Damasco un mal escenario para Washington.

La llamada coalición anti-EIIL ha recurrido a medidas militares como proporcionar armas avanzadas a los “rebeldes” para bloquear los avances del Ejército y las fuerzas progubernamentales de Damasco. 

alg/ncl/mkh/hnb

Commentarios