• El grupo terrorista de EIIL (Daesh, en árabe), que tiene bajo su control la ciudad de Ramadi, pretende usar a los civiles como escudos humanos ante la inminente operación del Ejercito iraquí para recuperar esta ciudad.
Publicada: jueves, 28 de mayo de 2015 5:34
Actualizada: lunes, 6 de febrero de 2017 10:12

La semana pasada integrantes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) se hicieron con el control de la ciudad iraquí de Al-Ramadi mientras que la coalición liderada por EE.UU. no prestó el apoyo necesario a las fuerzas iraquíes que combatían a los takfiríes.

La responsabilidad de la caída de la mencionada urbe recae directamente sobre Washington, asegura el analista internacional Enrique Muñoz Gamarra, en una entrevista en exclusiva concedida a la página Web de HispanTV.

Los Estados Unidos, tras “sus derrotas en Siria y otras regiones, el declarado ascenso del fascismo en EE.UU. y su incapacidad por vencer el disuasivo ruso-chino, obligaron a una ofensiva mayor, imponiéndose a ellos, a sus mercenarios paramilitares (takfiríes)” para ocupar Al-Ramadi, capital de la provincia occidental de Al-Anbar.

Estados Unidos tras sus derrotas en Siria y otras regiones, el declarado ascenso del fascismo en EE.UU. y su incapacidad por vencer el disuasivo ruso-chino, obligaron a una ofensiva mayor, imponiéndose a ellos, a sus mercenarios paramilitares (takfiríes) para ocupar Al-Ramadi”, opina Gamarra.

También ha enfatizado que la supuesta lucha antiterrorista de Estados Unidos “es una tremenda farsa”, dado que Daesh “es trabajada por los expertos en ‘contra-subversión’ y ‘contra información’ del Pentágono”.

Por esta razón, ha precisado Gamarra, Estados Unidos no bombardea a los grupos terroristas de Al-Qaeda, Daesh y el Frente Al-Nusra, ya que estas bandas extremistas “son sus engranajes”.

Debido a este hecho, EE.UU. “está en contra de la participación de las fuerzas voluntarias porque ellas sí le van a combatir como debe ser”, y en vez de las posiciones de los terroristas, bombardea las ciudades y las infraestructuras productivas, hospitales y escuelas, causando así la devastación de las ciudades de Irak.

Estados Unidos alucina que sus fuerzas armadas son las únicas en el mundo. Sus fantasías son elocuentes, cuando su superioridad tecnológica ya no existe”, afirma el analista.

“En primer lugar todo el accionar del ejército criminal estadounidense, después de sus posicionamientos geoestratégicos en Oriente Medio, no está dirigido contra objetivos militares, sino contra infraestructuras, escuelas y hospitales, es decir, el asunto es la devastación de ciudades”, ha recordado.

Al ser preguntado sobre su opinión acerca del gran desfile que protagonizaron los terroristas tras ocupar Al-Ramadi y el hecho curioso de que no fueran bombardeados ni una solo vez durante la marcha, el analista ha reiterado, una vez más, que la lucha antiterrorista de EE.UU. es una “farsa” y ha advertido que este hecho “es prueba más que suficiente de lo que pretende Estados Unidos en esta región (Oriente Medio)”.

Por otra parte, ha recordado que la toma de Al-Ramadi coincide con la casi total toma de control de la histórica ciudad de Palmira (Patrimonio Mundial de la Humanidad), situada en el centro de Siria, el pasado 20 de mayo.

La toma de Palmira muestra la desesperación de EE.UU. por alargar su “Pseudo califato” hacia el lado occidental, es decir, Siria, y “sobre esa base pretende desarrollar una ofensiva terrestre contra este país (Siria) e instalar desde allí un gobierno en el exilio”, ha recalcado.

Sin embargo, ha advertido, Washington no conseguirá su objetivo, ya que “esto es solo una ilusión porque el gobierno, el ejército y el pueblo sirios antimperialistas harán morder muy pronto el polvo al ejército criminal estadounidense”.

"Estados Unidos alucina que sus fuerzas armadas son las únicas en el mundo. Sus fantasías son elocuentes, cuando su superioridad tecnológica ya no existe”. “¿Y su hegemonía militar dónde estaba?”, ha preguntado.

* Enrique Muñoz Gamarra es un sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional, autor del libro: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”

hgn/anz/mrk

Commentarios