• El presidente suspendido de la FIFA, Joseph Blatter.
Publicada: miércoles, 28 de octubre de 2015 22:16

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, suspendido temporalmente de su cargo, tildó de “político” el escándalo que ha hecho temblar los cimientos de la máxima organización del fútbol mundial y acusó a los países que perdieron la Copa del Mundo y a su colega de la UEFA, Michel Platini, de ser los causantes directos de este caso.

Blatter, en una entrevista concedida este miércoles a la agencia rusa TASS, confirmó que se acordó que Rusia y Estados Unidos, "los dos mayores poderes políticos", serían las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022, pero que todo cambió cuando votos de Europa se fueron para la candidatura de Catar, culpando de ello al francés Michel Platini y a la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA, por sus siglas en inglés), a los que acusa de realizar "un ataque dirigido" contra su persona.

Si se hubiese concedido la Copa del Mundo a los Estados Unidos estaríamos únicamente hablando de una maravillosa Copa del Mundo en Rusia y no de ningún problema en la FIFA", afirmó el presidente suspendido de la FIFA, Joseph Blatter.

"En 2010 discutimos sobre el Mundial y tomamos una doble decisión. Se acordó que iríamos a Rusia porque nunca habíamos estado allí y que para 2022 volveríamos a América, y así tendríamos la Copa del Mundo en los dos mayores poderes políticos", señaló Blatter.

Pero todo cambió en "el momento en el que Sarkozy (el entonces presidente de Francia) se reunió con un príncipe de Catar (Tamim bin Hamad Al Zani). "Y en una comida posterior con Platini, dijo que sería bueno ir a Catar. Cuatro votos de Europa no fueron para USA y la votación fue 8-14 cuando tenía que haber sido 12-10", reveló.

"Si se hubiese concedido la Copa del Mundo a los Estados Unidos estaríamos únicamente hablando de una maravillosa Copa del Mundo en Rusia y no de ningún problema en la FIFA", añadió el suizo, que recalcó que "no habrá ningún cambio" en 2018 y que Rusia seguirá siendo la anfitriona, además de calificar al Reino Unido de ser una de las voces que pide un cambio de sede, de "malos perdedores". "Solo recibió un voto, nadie quería ir a Inglaterra", remarcó, subrayando "los problemas" que existen en la actualidad entre Rusia y Estados Unidos.

Según Blatter, los ataques en su contra al principio eran algo personal de Michel Platini (dcha.) pero entonces se convirtió en algo político

 

Por otro lado, Blatter cree que "la gran crisis" en la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) comenzó los días 26 y 27 de mayo, cuando se produjeron las primeras detenciones, pero luego se convirtió "en el objetivo principal porque desde hacía tres años, y especialmente tras el Mundial de Brasil", la UEFA no le "quería como presidente".

"Fue un ataque dirigido contra el presidente de la FIFA, pero las otras Confederaciones estaban conmigo", subrayó el dirigente, que lamentó que haya habido implicación de "políticos" o de la propia Unión Europea (UE). "Su Parlamento votó dos veces resoluciones contra mí, y eso es interferencia política", declaró.

Pero lo que tiene claro es que los ataques en su contra al principio eran algo personal de Michel Platini. "Era Platini contra mí, él lo empezó, pero entonces se convirtió en algo político y se convirtió entonces en aquellos que perdieron la Copa del Mundo", puntualizó, "seguro" de que la UEFA empezó a mostrarse contraria a él "no sabía que finalmente esto tendría tanta importancia política". "El Mundial o el presidente de la FIFA son una pelota en un gran juego de poder político", confesó el suizo.

Sobre su relación con el exfutbolista francés, considera que este "quería ser presidente de la FIFA y no tuvo el valor para presentarse", y que el máximo organismo futbolístico, bajo su mandato, se ha convertido "en una gran compañía comercial". "Y esto provoca envidia y celos", opinó.

De todos modos, calificó de "total sinsentido" tanto su suspensión como la de Platini por parte del Comité de Ética. "Nos negaron el derecho a responder. Hicieron el sumario de la investigación y tres días después estaba suspendido", recuerda, admitiendo con ironía que no habrá "prisas" con la decisión sobre su futuro.

El escándalo de corrupción en la FIFA estalló el pasado 27 de mayo cuando las autoridades judiciales norteamericanas inculparon a 14 responsables de esta organización y a empresas afiliadas de sobornos. La Policía suiza detuvo a siete de los acusados ese mismo día en Zúrich (Suiza).

El terremoto en el órgano rector del fútbol también hizo tambalear al entonces presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quien después de estar en el cargo desde 1998 tuvo que renunciar días después de haber sido reelegido para un quinto mandato en un congreso marcado por los escándalos de corrupción.

tmv/anz/rba