• Unidades militares estadounidenses en una maniobra conjunta con la OTAN.
Publicada: lunes, 19 de junio de 2017 5:39

El enclave de Kaliningrado está cercado por las tropas de la OTAN y EE.UU., que iniciaron maniobras militares veraniegas a gran escala junto a la frontera rusa.

El Ejército estadounidense y las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) iniciaron el sábado en Lituania ejercicios bautizados Operation Saber Strike, informó el domingo el diario digital británico Daily Express.

En estas maniobras efectuadas junto al enclave de Kaliningrado, entre Lituania y Polonia, participa un número récord de bombarderos nucleares estratégicos estadounidenses B-52, B1 y B-2, avanzados cazas de la Fuerza Aérea Real británica (RAF, en inglés) y 5300 soldados de la Alianza Atlántica.

El teniente general Richard Clark, un comandante de la Fuerza Aérea norteamericana, señaló que su país está “dispuesto a acabar con cualquier conflicto”.

Nuestro enfoque aquí es disuadir y defender a la Alianza de una agresión con una fuerza letal. Ojalá que no tengamos que defendernos. Hemos alcanzado gran potencia disuasiva”, explica el teniente coronel estadounidense Steven Venter.

 

En las últimas semanas, EE.UU. ha enviado a Letonia 156 unidades de equipo militar —tanques Abrams, misiles de 155 mm, vehículos Humvee, camiones y un sistema de comunicaciones por satélite— para participar en unos ejercicios conjuntos con Estonia, Lituania y Polonia.

El movimiento parece una señal de que Washington está listo para mostrar músculo en caso de necesidad, aunque tal desplazamiento en las proximidades de las fronteras de Rusia moleste a Moscú, señaló el medio británico.

“Nuestro enfoque aquí es disuadir y defender a la Alianza de una agresión con una fuerza letal. Ojalá que no tengamos que defendernos. Hemos alcanzado gran potencia disuasiva”, señaló el teniente coronel estadounidense Steven Venter, citado por Daily Express.

Oficiales de la OTAN adelantan que Moscú realizará su propio ejercicio bautizado “Zapad” en septiembre en Rusia y Bielorrusia y a una escala mucho mayor, posiblemente con unos 100 000 soldados.

El aumento de la presencia militar de la OTAN y de EE.UU. cerca de las fronteras de Rusia, cuya justificación es la anexión de Crimea por Moscú en 2014 y la crisis de Ucrania, ha provocado una escalada de tensiones entre las partes.

Rusia ha denunciado, de hecho, que el refuerzo de las tropas de la OTAN en sus fronteras occidentales "amenaza" su seguridad nacional y es un factor desestabilizador en la región, por lo que ha adoptado una serie de contramedidas.

mjs/nii/

Commentarios