• El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, hace un gesto desde la ventanilla de una furgoneta de la prisión, Londres, 1 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 19 de febrero de 2020 0:05
Actualizada: jueves, 20 de febrero de 2020 18:54

Casi 120 médicos de 18 países instan a poner fin a la tortura psicológica al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y exigen que le garanticen acceso a la asistencia médica.

“Llamamos a los gobiernos para que pongan fin a la tortura a Assange y garanticen su acceso a la mejor atención médica disponible antes de que sea demasiado tarde”, dice la declaración de los doctores en la revista Lancet, que se publicó el martes.

La revista recuerda que algunos médicos de este grupo hicieron llegar ya su preocupación a los gobiernos del Reino Unido y a Australia el año pasado en dos ocasiones.

Tras señalar que hasta la fecha no se ha recibido una respuesta oficial, los médicos condenaron la tortura de Assange y exigieron que se le proporcione atención médica adecuada.

“Condenamos el clima de miedo que rodea la provisión de atención médica para él. Condenamos las violaciones de su derecho a la confidencialidad entre médico y paciente. No se puede permitir que la política interfiera con el derecho a la salud y la práctica de la medicina”, añade la carta.

 

Washington pretende conseguir la extradición de Assange por una de las mayores filtraciones de información clasificada. Este fue arrestado en la embajada de Ecuador en Londres el 11 de abril, después de que Ecuador revocara su asilo tras siete años.

El Tribunal de Magistrados del distrito de Westminster de Londres decidió el 13 de septiembre no otorgarle a Assange la libertad condicional hasta que se decida su extradición a EE.UU.

EE.UU. lo acusa de cargos de espionaje vinculados con su labor en WikiLeaks, un sitio especializado en filtraciones, y de revelar cientos de miles de documentos secretos de la diplomacia y los militares norteamericanos.

WikiLeaks ha advertido que Estados Unidos está buscando “fabricar” una acusación por espionaje contra Assange y esta se castiga con la pena de muerte, también denuncia el trato que le ha dado el Reino Unido a Assange desde su arresto, que no es propio de “una nación que respeta los derechos humanos”.

alg/shz/nii/

Comentarios