• La primera ministra escocesa, Nicola Strugeon, Bruselas, Bélgica, 10 de febrero. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 11 de febrero de 2020 22:08

El Reino Unido puede fracturarse con el resurgir del independentismo en Escocia y la unificación de Irlanda, dice la premier escocesa, Nicola Strugeon.

No me gusta hablar en términos de desintegración o separatismo, pero está claro que el Reino Unido no continuará existiendo en su forma actual”, y tras el Brexit han aumentado las posibilidades de un referéndum de unificación de Irlanda, explica la primera ministra de Escocia y líder del gobernante Partido Nacional Escocés (SNP, por sus siglas en inglés).

Strugeon insiste en que Escocia debe celebrar este año un segundo referéndum “legal, constitucional y legítimo” sobre su independencia del Reino Unido, y no descarta ir a los tribunales si el Gobierno del primer ministro británico, Boris Johnson, sigue rechazando su petición sobre la consulta soberanista.

Recordemos que en enero Johnson rechazó la solicitud de transferencia de poderes para la consulta pública, argumentando que se debía respetar el resultado del referéndum de 2014.

“Siempre he dicho que el proceso debe ser legítimo y legal. Es importante asegurar que el resultado a favor de la independencia pueda ser reconocido internacionalmente y por la Unión Europea (UE)”, ha dicho la premier en un encuentro con la prensa extranjera.

 

La ministra principal de Escocia ve la “independencia” como el “replanteamiento de las relaciones” con el resto de las naciones integrantes del Reino Unido, es decir, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

Escocia e Irlanda del Norte votaron mayoritariamente en contra del Brexit en el referéndum de 2016, que arrojó un resultado global en todo el país del 52 % a favor de la retirada del bloque europeo.

Ambos territorios autonómicos se siguen oponiendo a los acuerdos del divorcio y a la posición ante las negociaciones sobre la futura relación entre Londres y Bruselas que está adoptando el Ejecutivo conservador de Boris Johnson.

Nicola Sturgeon visitó Bruselas el 10 de febrero y habló en el Centro de Política Europea. Dijo que esperaba con interés “el día en que Escocia regrese” a la UE como un Estado independiente, con su propia sede en el Consejo y el Parlamento Europeo (PE).

La premier escocesa no espera que los países de la UE expresen abiertamente su apoyo a la independencia, pero sí que mantengan la neutralidad. Y ha expresado su confianza en que “si Escocia decide independizarse, será muy bien recibida” por los 27.

lvs/nkh/nii/

Comentarios