• Stephen Jones (izda.) y Chris Parker, dos hombres sin hogar que se han convertido en héroes de los ataques de Manchester, 23 de mayo de 2017
Publicada: miércoles, 24 de mayo de 2017 1:10
Actualizada: miércoles, 24 de mayo de 2017 4:35

En medio del terror en Manchester, dos personas sin techo se convirtieron en héroes al socorren en primera instancia a las víctimas de la tragedia.

Stephen Jones dormía en una calle adyacente al estadio Manchester Arena cuando la explosión lo despertó. En tanto que Chris Parker mendigaba en la zona. Ambos se convirtieron en héroes de la tragedia tras ayudar a las víctimas en los primeros minutos después del atentado.

"Eran niños, muchos niños llenos de sangre que gritaban y lloraban", explicó el martes a la cadena de televisión ITV, Stephen Jones, un hombre de rostro demacrado que vive en la calle desde hace más de un año.

"Tuvimos que retirar los clavos de los brazos, inclusive del rostro de una pequeña (...) El hecho de que sea un sin techo, no implica que no tenga corazón", afirmó

Tuvimos que retirar los clavos de los brazos, inclusive del rostro de una pequeña (...) El hecho de que sea un sin techo, no implica que no tenga corazón", afirmó Stephen Jones, un hombre de rostro demacrado que vive en la calle desde hace más de un año.

 

Por su parte, Chris Parker, de 33 años, contó a la agencia británica Associated Press que la fuerza de la explosión lo tumbó al suelo. "Primero fui lanzado al suelo y después me levanté y en lugar de huir, mi instinto me empujó a correr e intentar ayudar", dijo al borde de las lágrimas.

Cuando llegó, el lugar estaba lleno de gente tirada en el suelo. "Vi una niña pequeña (...) ya no tenía piernas. La envolví con una camiseta y le pregunté: '¿Dónde esta tu mamá y tu papá?", relató. La niña respondió que su papá estaba en el trabajo y que su madre estaba arriba, en la sala.

Mientras, la angustia sigue reinando entre madres y padres e hijos que no han podido reencontrarse tras el atentado. Muchos residentes de la ciudad están ofreciendo sus casas para alojar a los afectados por el ataque del Manchester, el más grave en suelo británico desde julio de 2005, cuando una serie de atentados suicidas, reivindicados por un grupo que decía pertenecer a Al-Qaeda, dejó 52 muertos y 700 heridos en el metro y un autobús de Londres.

Ante "inminentes" ataques semejantes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) que reivindicó la autoría del atentado del lunes, el Gobierno británico ha elevado su nivel de alerta de ‘grave’ a ‘crítico’ y ordenado el despliegue del Ejército para colaborar en tareas de seguridad. 

ncl/nii/

Commentarios