• Soldados de la Marina de EE.UU. y del Ejército afgano asisten a una ceremonia en la provincia afgana de Helmand, 29 de abril de 2017.
Publicada: lunes, 21 de agosto de 2017 5:22
Actualizada: lunes, 21 de agosto de 2017 23:36

El presidente de EE.UU. presenta una nueva estrategia de su país para Afganistán que podría incluir el despliegue de 4000 fuerzas adicionales en ese país.

El domingo, la Casa Blanca emitió una declaración en la que dijo que Donald Trump se dirigirá hoy lunes a las tropas y al pueblo estadounidenses para “proporcionar una actualización sobre el camino a seguir en el compromiso de Estados Unidos en Afganistán y Asia del Sur”, informó el domingo la televisión estadounidense CBS News.

El posible envío de tropas adicionales a Afganistán busca satisfacer las solicitudes de los comandantes estadounidenses y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en el campo de batalla, para romper el “estancamiento” de la guerra contra el grupo insurgente Talibán.

Las fuerzas adicionales tendrán la misión de aumentar la capacitación y el asesoramiento de las fuerzas afganas y reforzar las operaciones contra los talibanes y los terroristas del EIIL (Daesh, en árabe) que intentan establecerse en el país centroasiático.

La Administración de Trump ha estado en desacuerdo durante meses sobre cómo elaborar una nueva estrategia para Afganistán donde ha sufrido frustraciones en la estancada guerra que lidera desde hace 16 años.

Tanto los comandantes militares estadounidenses como el propio Trump ya han reconocido que Washington “está perdiendo” en su prolongada guerra en Afganistán.

La idea del despliegue de tropas adicionales en el país asiático tiene muchos oponentes tanto dentro como fuera de EE.UU. Los críticos opinan que las fuerzas adicionales no podrán cambiar el rumbo de la guerra cuando más de 100.000 soldados extranjeros no lo hicieron durante la administración del anterior presidente de EE.UU., Barack Obama.

 

Después de casi 16 años de guerra, que se cobró la vida  de 2216 militares estadounidenses y decenas de miles de civiles afganos, los insurgentes talibanes controlan más del 40 por ciento del territorio afgano, según un informe publicado el mes pasado por el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán.

La intervención militar de la OTAN que tenía como objetivo derrocar al grupo Talibán, “luchar” contra los terroristas e intensificar la lucha antidroga, sólo ha agravado las condiciones en el país asiático, donde los talibanes están resurgiendo y el EIIL se está organizando.  

ftm/ktg/bhr/mkh

Commentarios