• El presidente del Banco Central de Irán, Valiolá Seif en la comunidad financiera internacional, celebrada en Londres, capital británica, 20 de mayo de 2016.
Publicada: miércoles, 5 de octubre de 2016 8:19

Los sabotajes de EE.UU. son los mayores obstáculos en la normalización de los lazos bancarios entre Irán y Europa, aseveró el presidente del Banco Central iraní.

"Las relaciones entre Irán y Europa se están normalizando, pero la preocupación principal es por parte de EE.UU., que es el mayor obstáculo en ese camino. Esperamos que los países europeos presionen a Estados Unidos para que cumpla con todas sus obligaciones", ha enfatizado Valiolá Seif en una reunión celebrada este miércoles con el viceministro de Economía y Energía de Alemania para Asuntos Parlamentarios, Brigitte Zypries.

El funcionario iraní ha criticado que en el acuerdo nuclear firmado entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia, China más Alemania), las partes aceptaron cumplir sus obligaciones para cambiar y volver a la situación previa a las sanciones antiraníes, pero después de casi nueve meses desde la entrada en vigor del pacto nuclear, todavía el Occidente no ha tomado medidas efectivas para cumplir el pacto nuclear.

Las relaciones entre Irán y Europa se están normalizando, pero la preocupación principal es por parte de EE.UU., que es el mayor obstáculo en ese camino. Esperamos que los países europeos presionen a Estados Unidos para que cumpla con todas sus obligaciones", ha enfatizado el presidente del Banco Central de Irán, Valiolá Seif.

Mientras que Irán ha cumplido todos sus compromisos en el marco del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), en algunos casos los principales bancos occidentales tienen dudas en relacionarse con los bancos iraníes, ha agregado Valiolá Seif.

 

EE.UU. dice que está actuando en consonancia con el JCPOA, pero detrás de escena, amenaza a los bancos europeos diciéndoles que el más mínimo error podría dar lugar a tal o cual consecuencia.

El JCPOA entró en vigor en enero y, como resultado, se eliminaron las sanciones antiraníes relacionadas con su programa nuclear, pero Irán denuncia que aún no tiene acceso a mercados financieros mundiales y que bancos internacionales no colaboran con Irán por temor a sanciones de EE.UU.

snz/ktg/nal