• Momento del lanzamiento del misil balístico Seyil, de fabricación iraní.
Publicada: miércoles, 20 de septiembre de 2017 9:20

El presidente iraní, Hasan Rohani, defendió los programas militares y defensivos de Irán, descartando que sus actividades perturben el equilibrio regional.

“¿Cuál perturba el equilibrio: el programa de misiles de Irán o inundar la región (de Oriente Medio) con armas (estadounidenses)?”, se preguntó el martes Rohani, refiriéndose a las críticas y sanciones de EE.UU. contra Irán y la política de Washington de vender una cantidad sin precedentes de armas a otros países del Oriente Medio.

El presidente Rohani, que hablaba durante una reunión con los directores y periodistas de alto nivel de los medios de comunicación norteamericanos en Nueva York (EE.UU.), aprovechó el momento para condenar a Washington por convertir la región en una carrera armamentística, vendiendo armas a los países que se encuentran en una de las zonas con más conflictos en el mundo.

A continuación, hizo referencia a la Sagrada Defensa, la guerra impuesta o la guerra de los ocho años (1980-1988), cuando el dictador iraquí Saddam Husein bombardeó a la gente inocente iraní con todo tipo de armas ante el silencio de la comunidad internacional, diciendo que esta experiencia “nos enseñó que hay que defenderse” a sí mismos y no ignorar los peligros que existen en la región.

En este sentido, subrayó que el programa de misiles de Irán es de carácter disuasivo, pues cada país tiene derecho de autodefensa, sobre todo cuando los países de la región compran las armas de último modelo, y nadie puede obligar a la República Islámica de Irán a no fabricar sus propias armas ante esta situación, agregó.

¿Cuál perturba el equilibrio: el programa de misiles de Irán o inundar la región (de Oriente Medio) con armas (estadounidenses)?”, se preguntó el presidente iraní, Hasan Rohani.

 

El jefe del Poder Ejecutivo de Irán evocó que tras el fin de la Sagrada Defensa, Irán no usó sus misiles contra ningún otro país, pero lo hizo después de que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) matara a los ciudadanos iraníes en el Parlamento, pues Irán atacó una de sus sedes en Deir Ezzor (este de Siria) para mostrar al mundo que “Irán responderá con dureza cada agresión en su contra”.

Misiles defensivos de Irán y agresión saudí a Yemen

“Una de las grandes responsabilidades del Gobierno iraní es defender la seguridad del pueblo y la seguridad nacional (…) La producción de armas defensivas es una necesidad para nuestra seguridad nacional”, señaló Rohani, para después argumentar cómo EE.UU. sigue criticando a Irán por su programa defensivo de misiles pero cierra los ojos ante la agresión de su país a otro, como por ejemplo la agresión de Arabia Saudí contra Yemen.

Amenazas de Trump y perfecta respuesta del pueblo iraní

Rohani elogió la masiva participación del pueblo iraní —unos 41 millones de personas— en las elecciones presidenciales del pasado 19 de mayo y la considera como una perfecta respuesta a la amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra el país persa durante su visita a uno de los países antidemocráticos del mundo es decir Arabia Saudí, recordando que la nación iraní cree en la democracia y elige a sus autoridades en las urnas.

Relaciones de Irán con otros países

En otra parte de sus comentarios, el presidente persa calificó las relaciones con Rusia como “en desarrollo”, dado el hecho de que Teherán y Moscú comparten la misma postura en muchas cuestiones de la región e internacionales y ambos se esfuerzan para crear estabilidad y seguridad en la zona.

Rohani continuó que otros países están interesados en cooperar con Irán en diferentes campos, y anunció que Irán necesita 200 mil millones de dólares de inversión extranjera en el sector de energía, parte del cual fue absorbido por Japón, Rusia y China, para después recalcar que EE.UU. no pudo aprovechar de esta oportunidad.

En este contexto, aludió a la reciente aprobación de la Cámara de Representantes de EE.UU. para impedir la venta de aviones de pasajeros por parte de la Compañía Multinacional Estadounidense Boeing a Irán, “este movimiento significa la repetición de sus políticas fracasadas” hacia la República Islámica de Irán.

CGRI defiende a Irán y su pueblo

Cuando se le preguntó sobre el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) y su papel, el presidente Rohani respondió que el CGRI es “una gran fuerza popular y militar” en Irán, que desempeñó un papel muy importante durante la guerra Irán-Irak y hoy es crucial para la seguridad de Irán y la lucha antiterrorista no solo en su propio país sino en Siria e Irak.

Independencia del Kurdistán iraquí

“Se debe tener en cuenta que cada cambio está en contra de la Constitución e integridad territorial y es peligroso para la seguridad y paz en Irak y toda la región”, así expresó su opinión sobre la eventual separación de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, que ya fijó al 25 de septiembre como fecha para la celebración de un referéndum.

Rohani mostró, asimismo, su rechazo a cada cambio de las fronteras geográficas de la zona, pues lo consideró como la primera pieza de un dominó de tensiones, cuyo fin se desconoce, pero al mismo tiempo dejó claro que las relaciones Erbil-Bagdad debe abordarse como un asunto interno y bajo la Carta Magna de este país.

El Islam no tiene nada que ver con el terrorismo

Rohani rechazó tajantemente los vínculos de la religión divina del Islam con algunos grupos terroristas, tal como insinúan algunos medios, señalando que el “Islam es la religión de paz y amistad y no hay vínculo alguno entre esta religión y los grupos terroristas”. Tal como no se puede conexionar los actos terroristas de un grupo extremista cristiano con el Cristianismo, no se puede relacionar el Islam con la violencia, terror y matanza, aseveró.

zss/ktg/ftn/msf