• Una maniobra de la artillería del Ejército de Corea del Norte, imagen publicada el 2 de diciembre de 2016 por la agencia oficial de noticias de Corea del Norte (KCNA en inglés).
Publicada: domingo, 11 de diciembre de 2016 3:34
Actualizada: domingo, 11 de diciembre de 2016 7:12

Corea del Norte ha llevado a cabo este domingo una maniobra militar a gran escala dirigida contra la Casa Azul, en el vecino sureño, informan medios locales.

El ejercicio militar de las fuerzas especiales de operaciones del Norte ha sido realizado mientras el líder norcoreano Kim Jong-Un observaba con binoculares la maniobra que tenía como objetivo "destruir objetivos específicos del enemigo", incluyendo la Casa Azul de Corea del Sur, sede presidencial, según informa la agencia local de noticias KCNA.

"A través del simulacro de combate, nuestras fuerzas extendieron el mar de fuego de la isla Yeonpyeong al mar de fuego de Cheong Wa Dae", ha dicho la agencia, refiriéndose a la isla fronteriza del sur que fue bombardeada por el Norte en 2010.

Bien hecho, las tropas enemigas no tendrán ningún espacio para esconderse, lejos de tomar cualquier contraataque", ha dicho la agencia Central de Noticias de Coreana (KCNA, en inglés), citando al líder de ese país, Kim Jong-Un.

Además, el periódico del gobernante Partido de los Trabajadores, Rodong Sinmun, también publicó un informe de dos páginas del simulacro, mostrando varias imágenes de un edificio parecido a la Casa Azul invadido por las tropas del Norte y prendido fuego, así como uno de Kim riéndose mientras observa el ataque simulado.

 

"Bien hecho, las tropas enemigas no tendrán ningún espacio para esconderse, lejos de tomar cualquier contraataque", ha dicho KCNA citando al líder norcoreano.

Hace unos días, Pyongyang hizo otro simulacro de ataque a Seúl en respuesta a la imposición de nuevas sanciones por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Crecen las preocupaciones por las recientes provocaciones de Pyongyang después de que que el Parlamento surcoreano destituyera el viernes a la presidenta Park Geun-hye, acusada de corrupción, y transfiriera la autoridad al premier del país, Hwang Kyo-ahn.

A raíz de ello, el Gobierno de Corea del Sur emitió una orden para aumentar vigilancias militares ante presuntas provocaciones del vecino del Norte. Corea del sur amenazó el lunes de la semana pasada a Pyongyang con una respuesta contundente si este abusa de la crisis que atraviesa Seúl.

aaf/ktg/krd/rba

Commentarios