• El portavoz del Ministerio de Exteriores de China,
Geng Shuang.
Publicada: miércoles, 13 de septiembre de 2017 0:09
Actualizada: miércoles, 13 de septiembre de 2017 2:48

El Gobierno de China insiste en las vías pacíficas para resolver las tensiones en la península coreana y asegura que Pekín no permitirá una guerra en la región.

"El problema de la península debe resolverse exclusivamente por medios pacíficos (…) China nunca permitirá que en la península se desate la guerra y el caos", ha anunciado este martes el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuan, en un comunicado publicado en la Web del ministerio.

El diplomático chino también insiste en que los Estados Unidos, junto con Corea del Sur y otros actores, deben evitar las acciones que compliquen la situación en la península de Corea.

En otra parte de la nota, Geng Shuan aduce que, para resolver las tensiones, todas las partes interesadas deben cumplir sus compromisos, desempeñar un papel adecuado, tomar medidas eficaces para reducir las tensiones en la península y reanudar el diálogo y las negociaciones.

El problema de la península debe resolverse exclusivamente por medios pacíficos (…) China nunca permitirá que en la península se desate la guerra y el caos", ha anunciado el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuan.

 

También ha subrayado que Pyongyang debe cumplir plenamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), respetar el llamado común de la comunidad internacional y renunciar a su programa nuclear.

Este es el primer posicionamiento de China después de que el CSNU diera luz verde el lunes a nuevas sanciones contra Pyongyang por sus pruebas nucleares y balísticas, particularmente por el último ensayo nuclear del 3 de septiembre.

Tras esta prueba, el presidente de EE.UU., Donald Trump, rechazó la posibilidad de resolver la cuestión coreana a través del diálogo y amenazó con utilizar el arsenal nuclear de su país contra Corea del Norte.

Las nuevas sanciones prohíben las exportaciones textiles y restringen el suministro en petróleo y gas. El texto final establece la prohibición de que se pueda exportar a Corea del Norte gas natural o licuado. Asimismo prohíbe vender a Corea del Norte productos petroleros refinados que excedan el medio millón de barriles desde el 1 de octubre próximo, durante tres meses, y de 2 millones de barriles a partir del 1 de enero de 2018, durante doce meses.

snz/krd/nii/

Commentarios