• Soldados chinos patrullan cerca del mar de China Meridional.
Publicada: viernes, 30 de junio de 2017 2:18
Actualizada: viernes, 30 de junio de 2017 21:40

Las bases de Pekín en el mar de China Meridional están listas para albergar armamento como aviones de combate o lanzadoras de misiles.

Según las últimas fotografías aéreas, China ha terminado o está por terminar la construcción de estructuras para albergar misiles, radares y sitios de almacenamiento subterráneo "adaptados para municiones y otros suministros esenciales", ha revelado este jueves el grupo Asia Maritime Transparency Initiative (AMTI).

El lugar al que se refiere el informe son las bases aéreas construidas por China en los arrecifes Fiery Cross, Subi y Mischief, donde la AMTI dijo ya en diciembre pasado que Pekín había desplegado artillería antiaérea y otros sistemas de defensa.

“Pekín puede ahora desplegar en estos sitios equipos militares, incluidos aviones de combate y lanzadoras de misiles móviles”, sostienen los expertos estadounidenses.

Pekín puede ahora desplegar en estos sitios equipos militares, incluidos aviones de combate y lanzadoras de misiles móviles”, informa el grupo Asia Maritime Transparency Initiative (AMTI).

 

En AMTI afirman además que las tres bases aéreas de las islas Spratly y otra más al norte en la isla de Woody, en el archipiélago Paracelso, "permitirán a los aviones militares chinos operar sobre casi todo el mar de China Meridional.

Gracias a las instalaciones de las Spratly, la cobertura de radar hará posible vigilar toda la zona, destacan los expertos del grupo de análisis, que forma parte del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), uno de los más influyentes think tank estadounidenses de Washington D.C.

Pekín reclama la mayor parte del mar de China Meridional, incluidas zonas cercanas a las costas de muchos países del sudeste asiático, y asevera incluso que su soberanía sobre las islas artificiales es "indiscutible".

El mar del Sur de China es escenario de un enfrentamiento verbal entre el gigante asiático y EE.UU. En los últimos años, Washington ha incrementado su presencia militar en la región, defendiendo su derecho a la libre navegación. China, a su vez, ha acusado a EE.UU. de desestabilizar la zona y buscar dominar las aguas en cuestión.

fdd/mla/mkh/rba

Comentarios