• El presidente chino, Xi Jinping (dcha.), recibe al enviado especial de Corea del Sur, Lee Hae-chan, Pekín, 19 de mayo de 2017.
Publicada: viernes, 19 de mayo de 2017 23:29
Actualizada: sábado, 20 de mayo de 2017 2:34

En una advertencia diplomática, China ha pedido a Corea del Sur que ‘respete las preocupaciones’ de Pekín con respecto al escudo antimisiles THAAD.

El presidente chino, Xi Jinping, ha reafirmado su disposición para devolver las relaciones bilaterales a la "normalidad", tras las tensiones por la instalación en Corea del Sur del sistema antimisiles Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD).

En un encuentro sostenido este viernes en Pekín, la capital china, con el nuevo enviado especial surcoreano para las relaciones con Pekín, Lee Hae-chan, Xi ha subrayado la importancia de los lazos bilaterales, esperando que ambos países puedan “salvaguardar los avances (en los lazos bilaterales), alcanzados con tanto esfuerzo”.

Para poder recuperar la relación cuanto antes, el presidente chino ha pedido superar las diferencias “en base al entendimiento y el respeto mutuos”, según ha informado la agencia oficial china Xinhua.

Las relaciones entre Seúl y Pekín se vieron afectadas después de que tal sistema de misiles fuera desplegado en marzo y puesto en funcionamiento a finales de abril en territorio surcoreano en plena escalada de tensión en la península coreana.

 

Sin embargo, el funcionario surcoreano recibió el jueves un tono más duro en su reunión con el canciller chino, Wang Yi, quien le pidió que Seúl elimine los “obstáculos” que enfrían las relaciones, en concreto el sistema THAAD.

Según recoge el diario británico Daily Express, China “espera que Corea del Sur respete su mayor preocupación al resolver adecuadamente la cuestión del THAAD”.

China, entre otros países de la región, junto a Rusia, se opone frontalmente a la instalación de dicho dispositivo, pues teme que sus sofisticados radares faciliten a Washington datos cruciales sobre las bases militares en su territorio.

La península coreana vive una escalada de tensiones, en gran parte por las amenazas militares de Washington contra Pyongyang, como el envío del portaaviones USS Carl Vinson de propulsión nuclear, las maniobras militares conjuntas Washington-Seúl, así como el despliegue en Corea del Sur del THAAD.

Pyongyang acusa a Washington de llevar a la península “al borde de la guerra nuclear”, advirtiendo de que, ante cualquier provocación de Washington, dará una respuesta "despiadada" con ataques a las bases de EE.UU. en Corea del Sur y Japón.

mjs/ctl/myd/rba

Commentarios