• La 148ª reunión del Consejo de la Liga Árabe celebrada en El Cairo, la capital de Egipto, 12 de septiembre de 2017.
Publicada: miércoles, 13 de septiembre de 2017 10:46
Actualizada: miércoles, 13 de septiembre de 2017 14:14

Diplomáticos de Catar y Arabia Saudí entraron en una guerra de palabras durante una reunión cuando este último amenazó con derrocar al Gobierno de Doha.

Se trató de una sesión de la Liga Árabe celebrada el martes en la capital egipcia, El Cairo, donde Ahmed al-Qatan, embajador saudí en Egipto y representante de este país en el organismo regional dijo que su país es capaz de cambiar el régimen en Catar “si lo quisiera”, según recogió el diario catarí Al-Arab.

A su vez, el ministro catarí de Estado para Asuntos Exteriores, Sultán Bin Saad Al-Muraiji, desestimó con un tono duro la amenaza del diplomático saudí, asegurando que Riad no tenía la capacidad de hacerlo.

Al-Qatan no tardó en responder que su país “sí lo puede”. “Esto es una cosa incorrecta porque el reino de Arabia Saudí nunca recurrirá a métodos tan baratos y no queremos cambiar el régimen (de Catar), pero también debes saber que el reino puede hacer todo lo que quiera”, precisó.

Incluso los animales no fueron perdonados (del bloqueo), ustedes los echaron salvajemente”, dijo el ministro catarí de Estado para Asuntos Exteriores, Sultán Bin Saad Al-Muraiji, refiriéndose a los camellos varados en la frontera entre Catar y Arabia Saudí después de que Riad y sus aliados árabes impusieran un bloqueo a Doha.

 

El diplomático catarí, denunció además, lo que llamó una “campaña viciosa en los medios” de comunicación contra su país, llevada a cabo por “perros rabiosos apoyados por algunos regímenes”.

“Incluso los animales no fueron perdonados (del bloqueo), ustedes los echaron salvajemente”, dijo, refiriéndose a los camellos varados en la frontera entre Catar y Arabia Saudí después de que Riad y sus aliados árabes impusieran un bloqueo aéreo, terrestre y marítimo a Doha, acusándolo de ‘apoyar al terrorismo’, algo rechazado por la parte catarí.

Al-Muraiji también, alabó a Irán como un “país honorable”, agregando que las relaciones entre Teherán y Doha se habían afianzado desde el inicio de la crisis entre Catar y los Estados árabes en junio.

Más tarde, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin, presentaron una larga lista de exigencias a Catar, pidiéndole entre otros cortar sus lazos con Irán y cerrar la base militar de Turquía, para que restauren relaciones con Doha.

Doha, sin embargo, se negó a cumplir con las demandas y dijo que estaban destinadas a violar la soberanía del país.

ftm/ktg/aaf/msf

Commentarios