• Imagen captada de la entrevista de Aung San Suu Kyi (líder birmana de facto) con la BBC. 6 de abril de 2017
Publicada: viernes, 7 de abril de 2017 8:12
Actualizada: viernes, 7 de abril de 2017 9:06

Aung San Suu Kyi (líder birmana de facto) rechaza el termino de ‘limpieza étnica’ para referirse a las violencias contra la minoría musulmana rohingya.

"No creo que haya una limpieza étnica. Es una expresión muy fuerte para describir lo que está sucediendo (en Rajine)", declaró el jueves Suu Kyi durante una entrevista exclusiva con la cadena británica BBC.

El 9 de octubre de 2016, el Ejército birmano dio inicio a una ola de represión a gran escala contra la minoría rohingya, acusando a esta etnia de la muerte de nueve policías en ataques a puestos de seguridad cerca de la frontera de Bangladés. Desde entonces, unos 70.000 rohingyas han huido rumbo a Bangladés, conforme a las estimaciones de la ONU.

No creo que haya una limpieza étnica. Es una expresión muy fuerte para describir lo que está sucediendo (en Rajine)", declaró Aung San Suu Kyi, líder birmana de facto.

La operación militar fue condenada con firmeza por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y por diferentes organizaciones por derechos humanos que, de hecho, la calificaron de flagrante violación de estos derechos, crimen contra la humanidad y posible limpieza étnica de la minoría rohingya.

El Gobierno birmano, en el que la premio Nobel de la Paz es ministra de Exteriores y consejera de Estado, ha sido criticado por el manejo de la crisis a raíz de los ataques a la minoría musulmana de las fuerzas de seguridad birmanas.

Al describir la situación ayer, Suu Kyi afirmó que se trata de un conflicto entre bandos enfrentados. "Lo que estamos tratando de lograr es la reconciliación, no la condena (...) también son musulmanes matando a musulmanes", afirmó.

La dirigente aseguró que el Gobierno, del cual ella es consejera pues está vetada de ser presidenta, "dará la bienvenida y seguridad a los rohingyas que quieran regresar".

El 25 de febrero, el Gobierno birmano rechazó la decisión de la ONU de enviar una misión al país para investigar ‎los presuntos abusos del Ejército contra los rohingyas en Rajine.

Suu Kyi insistió en que la comisión de la ONU es bienvenida, no por presión internacional, dijo, sino porque el Gobierno mismo los quiere ver en el país para que ayuden "a encontrar soluciones a largo plazo".

Sin embargo, que una premio Nobel de la Paz antes admirada por los medios y la comunidad internacional no se pronuncie enérgicamente sobre el sufrimiento de los rohingyas no es, para muchos, compatible con los ideales y acciones de anteriores galardonados como Mahatma Gandhi y la misionera Teresa de Calcuta.

"Soy una política. No soy como Margaret Thatcher (ex primera ministra británica), pero al mismo tiempo no soy ninguna madre Teresa. Nunca dije que lo fuera", respondió a la BBC cuando se le planteó la comparación.

"No creo que arriesgar mi vida (por una causa, como lo hizo Gandhi) sea un ejemplo que quisiera imitar, pero me gustaría que pudiéramos estar a la altura de sus principios", concluyó.

mep/mla/nal

Comentarios