• El ayuntamiento de Tel Aviv, iluminada con los colores de la bandera nacional de los Emiratos Árabes Unidos, 13 de agosto de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 14 de agosto de 2020 5:28

El plan de Israel para Cisjordania fue una “mentira” para facilitar la normalización de las relaciones con los Emiratos, revela un parlamentario israelí.

El régimen de Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), con EE.UU. como negociador, alcanzaron el jueves un acuerdo, denominado Abraham, para “una normalización completa de relaciones”. Israel, a cambio, acordó suspender la implementación de su plan para usurpar más tierras palestinas en la ocupada Cisjordania.

Al respecto, un miembro árabe del parlamento israelí, Mtanes Shehadeh, sostuvo en la misma jornada del jueves que la medida no es nada nueva y ya estaba prevista, porque es el resultado de las relaciones de seguridad, inteligencia y estratégicas que han existido entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos durante muchos años.

 No obstante, aseveró que el plan israelí de anexar partes de la ocupada Cisjordania fue un pretexto para que los EAU normalicen los nexos con el régimen de Tel Aviv. Abu Dabi alega que con esta medida prevendrá la anexión de Cisjordania.

 

La mentira de (el primer ministro israelí, Benjamín) Netanyahu sobre el plan de anexión dio a los Emiratos Árabes Unidos la oportunidad de reconciliarse con Israel bajo el pretexto de bloquear dicho plan. Tanto Netanyahu como los EAU mienten”, adujo Shehadeh.

Tras haber dejado claro que el acuerdo garantiza, antes que todo, los intereses de Tel Aviv y luego los de los Emiratos para preservar su trono, el parlamentario aseguró que la iniciativa fue diseñada por Estados Unidos ante la unidad del pueblo de Palestina.

Este acuerdo nunca beneficia a Palestina, y se considera como una puñalada por la espalda de todas las naciones árabes”, agregó.

El pacto ha desatado la ira de las autoridades y los grupos de Resistencia de Palestina. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, lo condenó como una “traición” a la causa palestina y pidió una “reunión de emergencia” de la Liga Árabe (LA) para denunciar dicha medida.

El tratado, desde el punto de vista de varios analistas, no supone algo inesperado, dados los informes que en los últimos años revelaran el acercamiento secreto entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, que es el primer Estado del Golfo Pérsico y el tercer país árabe, después de Egipto y Jordania, que da ese paso.

msm/ktg/ask/mkh