• Manifestación en Argentina contra el tarifazo.
  • Piqueteros marcharon hacia el Puente Pueyrredón y la avenida 9 de Julio, Buenos Aires, Argentina, 2 de agosto 2016.
Publicada: martes, 2 de agosto de 2016 22:51
Actualizada: miércoles, 3 de agosto de 2016 11:44

Diversos gremios argentinos, incluidos los maestros, realizaron huelgas y marchas el lunes y martes en reclamo de aumentos salariales.

Las protestas estaban dirigidas contra las políticas de ajuste económico aplicadas por el Gobierno del presidente Mauricio Macri que, según los manifestantes, generan desempleo, caída del salario real, alza de la carestía de la vida y de las tarifas de luz, gas y agua, y, sobre todo, incertidumbre ciudadana y crisis social.

"En el marco del crecimiento de la inflación, de la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios, del aumento constante de las tarifas en los servicios esenciales la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) convoca a paro los días 1 y 2 de agosto", había manifestado en un comunicado el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba).

En el marco del crecimiento de la inflación, de la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios, del aumento constante de las tarifas en los servicios esenciales la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) convoca a paro los días 1 y 2 de agosto", había manifestado en un comunicado el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba).

La protesta comenzó a las 11 de la mañana, y los indignados primero cortaron el acceso del puente Pueyrredón, luego marcharon por la avenida 9 de julio hasta llegar al Ministerio de Desarrollo Social donde un grupo de dirigentes esperaba a la titular Carolina Stanley.

Sin embargo, desde el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, la más importante de Argentina, rechazaron la medida de fuerza, alegando que "no hay razones objetivas para hacer un paro".

De otro lado, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) anunció una huelga para el 11 de agosto con el objetivo de evaluar nuevamente el problema salarial y protestar por los despidos que se realizaron desde el inicio de este año, mientras la Confederación General del Trabajo (CGT) debate organizar una protesta para después del 22 de agosto. 

ATE, uno de los gremios más importantes del país, con cerca de 225.000 afiliados y con poder para paralizar escuelas, hospitales y municipios, contará en su protesta con el respaldo del Movimiento Evita, Barrios de Pié y las agrupaciones que representan a los cooperativistas, entre otras.

Para el jueves 4 está previsto un nuevo "ruidazo", este de mayor proporción pues se sentirá en todo el país, organizado por más de 50 conglomerados multisectoriales. 

El domingo, 7 organizaciones sociales, políticas y laborales realizarán una marcha de 15 kilómetros hasta la Plaza de Mayo. Y en los próximos días, la Asociación de Trabajadores Estatales prevé un nuevo paro nacional para exigir la reincorporación de miles de despedidos y el cumplimiento de la ley marco de regulación del empleo estatal.

lvs/ncl/mrk

Comentarios