• El desfile de los blindados de vehículos militares de EE.UU. en la ciudad estonia de Narva, ubicada a 300 metros de la frontera con Rusia, 25 de febrero de 2015.
Publicada: domingo, 30 de agosto de 2015 22:14
Actualizada: martes, 19 de julio de 2016 5:04

La OTAN organiza nuevas maniobras llamadas Brisa Marina junto a las fronteras con Rusia en las que participarán buques y aviones capaces de transportar ojivas nucleares.

A los ejercicios bélicos Brisa Marina que comienzan oficialmente el lunes 31 de agosto, asistirán unos 2500 efectivos, entre ellos 1000 estadounidenses además de 1000 marineros ucranianos, ha anunciado este domingo la agencia rusa de noticias Sputnik.

Estos ejercicios no hacen peligrar a Crimea, cercano a los 400 kilómetros de extensión de las maniobras, sin embargo, amenazan a la región autónoma moldava de Transnistria.

En esa maniobra participará el destructor estadounidense Donald Cook, que tiene la capacidad de interceptar cualquier misil balístico así como llevar misiles de crucero Tomahawk, los cuales están dotados de una ojiva nuclear.

El destructor estadounidense Donald Cook.

 

Además de Donald Cook, tomarán parte varios aviones Lockheed P-3 Orion-C, que han sido diseñados específicamente para realizar operaciones de inteligencia y también son capaces de portar ojivas nucleares.

En ambos casos se trata de equipos suficientemente amenazadores para Transnistria, una región que ya se ha percatado de más de un intento de bloque de su territorio, que desgraciadamente no colinda con Rusia, efectuado por parte de Ucrania.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) inició el pasado 19 de agosto sus mayores ejercicios aéreos en Europa desde el fin de la Guerra Fría (1947-1991) en Alemania.

Según la Alianza Atlántica, esas maniobras que durarán hasta el 13 de septiembre son "puramente defensivas", y tienen como objetivo tranquilizar a los aliados de EE.UU. sobre la amenaza de la agresión externa.

En estos ejercicios, liderados por el Ejército de EE.UU., participaron más de 4800 militares de 11 países de la OTAN: Bulgaria, Francia, Alemania, Grecia, España, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, EE.UU. y Francia.

El pasado 18 de abril, el viceministro ruso de Defensa, Anatoli Antonov, denunció que Washington y la OTAN usan la crisis ucraniana como pretexto para acercarse a la frontera con Rusia.

Las maniobras comenzaron el pasado 15 de agosto y durarán hasta el 13 de septiembre y los paracaidistas de la OTAN sobrevuelan por Alemania, Bulgaria, Rumanía e Italia.

Kiev y sus aliados occidentales acusan a Moscú de apoyar a los independentistas del este de Ucrania; Moscú, por su parte, rechaza tales alegatos y denuncia el despliegue militar de la Alianza Atlántica en Europa Oriental.

Por su parte, Rusia denuncia desde hace meses el riesgo para la seguridad mundial que supone el expansionismo de la OTAN, que hace avanzar sus fuerzas hacia las fronteras rusas, así como la actitud de confrontación patente en la Estrategia Militar Nacional estadounidense.

Este domingo, Moscú ha denunciado como provocación la apertura de un centro de entrenamiento militar de la Alianza Atlántica en Georgia, vecino meridional de Rusia con el que estuvo en guerra en 2008.

fdd/rha/hnb/msf

Comentarios