• Assange seguirá en la embajada de Ecuador en Londres
Publicada: sábado, 6 de febrero de 2016 0:55

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha recibido la noticia de que su detención es ilegal con mucha cautela.

Pese a ser un veredicto de un grupo experto de Naciones Unidas, el Gobierno británico no reconoce la vinculación legal, y Assange seguirá por el momento en la embajada de Ecuador en Londres, capital británica.

Pasaban las cuatro de la tarde cuando Julian Assange salía al balcón para expresar su alegría por la resolución del Grupo de Investigación de Detenciones Arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Assange, de 44 años, fue detenido en 2010 en Londres al recibir una orden de captura europea, y en 2012, estando en libertad bajo fianza, pidió asilo político a la embajada de Ecuador donde ha pasado los últimos tres años recluido. Las autoridades suecas le acusan de un acto de violación, Assange lo niega y teme ser extraditado a EE.UU. por la obra de Wikileaks.

Tras pedir ayuda a la Comisión de Detención Arbitraria de la ONU, un equipo de Naciones Unidas que ha investigado estas alegaciones ha declarado que su detención fue arbitraria, que debería ser puesto en libertad y recibir una indemnización por ello.

El problema para Assange, quien está encerrado en esta embajada de Ecuador desde hace más de tres años, es que la sentencia de la ONU que dice que su detención fue arbitraria, no tiene vinculación legal. De hecho, al poco tiempo de emitirse el comunicado, el Gobierno inglés anunció que Assange sería detenido inmediatamente si ponía un pie fuera de la embajada.

A pesar de la victoria moral para el fundador de Wikileaks que ha supuesto la sentencia de la ONU, hasta que Suecia no retire los cargos, Reino Unido tiene orden de detener y entregar a Assange a las autoridades suecas.

Ian Diez, Londres.

smd/rba