• El portavoz de la cancillería de Irán, Bahram Qasemi, durante una rueda de prensa en Teherán, capital persa. (Foto: Fars)
Publicada: domingo, 2 de diciembre de 2018 10:00
Actualizada: domingo, 2 de diciembre de 2018 10:35

Irán repudia las declaraciones antiraníes del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y asegura que el programa de misiles del país persa no viola ninguna resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

El sábado, Pompeo, acusó a la República Islámica de Irán de “violar la resolución 2231” del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas al haber probado un misil balístico de alcance medio, con un rango capaz de alcanzar partes de Europa y cualquier punto de Oriente Medio.

“Ninguna resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas prohíbe a Irán probar misiles”, ha subrayado este domingo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Bahram Qasemi.

En declaraciones formuladas en Teherán (capital persa), Qasemi ha hecho hincapié en que el programa de misiles de Irán tiene un carácter disuasivo y su diseño está basado en las necesidades del país persa.

De igual modo, en otra parte de sus afirmaciones, el vocero de la Cancillería iraní ha hecho alusión a la salida unilateral de Washington del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1, entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania.

Ninguna resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas prohíbe a Irán probar misiles”, subraya el portavoz de la Cancillería de Irán, Bahram Qasemi, en reacción a acusaciones del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo de violar la resolución 2231 del CSNU.

 

“La parte más interesante y, por supuesto, ridícula de sus afirmaciones es que se refiere a una resolución, de la cual su país se retiró de manera unilateral e ilegal”, ha criticado el funcionario persa, dirigiéndose a Pompeo.

Con su salida del pacto nuclear y la resolución 2231 del Consejo de Seguridad, ha proseguido, EE.UU. no solo ha violado este documento, sino también ha instado a otras partes a incumplir sus obligaciones bajo dicho acuerdo.

Washington con su retórica belicosa busca, de hecho, frenar los considerables avances que ha alcanzado Teherán en el sector de la defensa, pese a las sanciones impuestas en su contra.

No obstante, Irán asegura que el desarrollo de su capacidad militar es su línea roja y se fundamenta en una doctrina defensiva y no representa amenaza alguna para terceros países, en particular para sus vecinos.

fmk/krd/msf

Comentarios