• El presidente iraní, Seyed Ebrahim Raisi, se reúne con el canciller nicaragüense, Denis Moncada, en Teherán, 4 de agosto de 2021. (Foto: President.ir)
Publicada: viernes, 6 de agosto de 2021 4:54

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirma que los nexos forjados con Irán afianzan la defensa de soberanía de ambos países ante embates de EE.UU.

“Los lazos de amistad que unen a nuestra Nicaragua con la República Islámica de Irán fortalecen la defensa de nuestras soberanías, la autodeterminación de ambos, así como la dignidad de nuestros pueblos ante las agresiones arbitrarias, ilegales, unilaterales del imperio yanqui”, aseguró el jueves Murillo, al comentar la visita al país persa del canciller nicaragüense, Denis Moncada, con motivo de la toma de posesión del nuevo mandatario iraní, Seyed Ebrahim Raisi.

Según recoge el portal La Voz del Sandinismo, la vicemandataria nicaragüense se refirió al encuentro entre Raisi y Moncada que tuvo lugar el miércoles en Teherán, la capital presa, y en el que el dirigente persa llegó a aseverar que “Nicaragua se ha convertido en un modelo a seguir para los demás países de América Latina por su heroica resistencia frente los embates de Estados Unidos”.

“Nosotros vimos las fotografías, vimos las imágenes del encuentro y nos sentimos tan orgullosos de estar ahí, compartiendo con la milenaria cultura del pueblo iraní”, expresó la política nicaragüense.

 

Al mismo tiempo, agrega el medio, Murillo elogió las palabras de Raisi cuando apuntó que Nicaragua representa un modelo de resistencia para los países latinoamericanos y caribeños, así como para los movimientos sociales de la región al enfrentar con valentía a las injustas agresiones de Estados Unidos.

Raisi, expresidente del Poder Judicial de Irán, ganó las elecciones del 18 de junio, al obtener más de 18 millones o el 62 por ciento de los votos y el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, le convalidó oficialmente, el martes, como el octavo jefe del Ejecutivo del país persa.

El dirigente persa, de 60 años, en el discurso ofrecido el jueves durante la ceremonia de su investidura en el Parlamento nacional, ha resaltado que la República Islámica seguirá apoyando a los oprimidos en todo el mundo, además de seguir profundizando las relaciones con las naciones de América Latina, África y, por supuesto, las de Asia Occidental.

krd