• Candidato presidencial de Libia general Jalifa Haftar, 18 de septiembre de 2020.
Publicada: miércoles, 17 de noviembre de 2021 23:00

Los principales candidatos presidenciales libios luchan por mantener contactos con Israel para obtener la aprobación de su aliado, EE.UU.

El diario libanés Al-Akhbar reveló el miércoles que el régimen de Israel mira con interés las próximas elecciones presidenciales de Libia, aspirando alcanzar un acuerdo de normalización con el país del norte de África, una medida adoptada antes por Marruecos, Sudán, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en 2020.

El régimen de Tel Aviv está seguro de que los dos principales candidatos presidenciales, a saber, el comandante rebelde de Libia, el general Jalifa Haftar, y Saif al-Islam Gadafi, uno de los hijos del exdictador Muamer Gadafi, servirían su objetivo, ya que buscan apaciguarle, lo que se consideran como “una puerta para ganar la satisfacción de Washington” y que aumentaría sus posibilidades de llegar al poder, remarcó.

Asimismo, agregó, la normalización de los lazos con Israel constituye una parte integral del programa electoral de ambos candidatos no declarado por que prefieren no revelar su política respecto a Israel para evitar ser castigados por su pueblo que se opone a tratar con los israelíes.

 

El régimen de Tel Aviv prefiere a Haftar, pero no rompería sus nexos con sus rivales si este no gana los comicios, aseguró el medio, mencionando una visita reciente del hijo de Haftar, Saddam, a los territorios ocupados palestinos en la cual se reunió con funcionarios israelíes y les ofreció mejorar los lazos bilaterales, incluida la concesión de ayuda política y militar a Libia, a cambio de llegar a un acuerdo de normalización.

Por otro lado, señaló, los nexos del régimen israelí con Gadafi se remontan a la época de su padre, según el diario israelí Haaretz, citado por Al-Akhbar, indicando que Saif al-Islam lideró los lazos encubiertos entre Israel y el régimen de Gadafi.

Es más, agregó, Al-Islam ha continuado manteniendo contactos con Israel después de la muerte de su padre en 2011 y solicitó servicios a cambio de una promesa de normalización.

mdh/mkh