• El campamento Hansen del Cuerpo de Marines de EE.UU. en la isla de Okinawa en el sur de Japón. (Foto: AP)
Publicada: lunes, 10 de enero de 2022 16:27
Actualizada: lunes, 10 de enero de 2022 19:29

La indignación por la propagación de ómicron en la isla japonesa de Okinawa debido al brote en las bases de EE.UU. obliga a Washington a confinar a sus soldados.

Es especialmente preocupante la situación en la isla nipona de Okinawa (sur), donde se ha desarrollado un brote importante de la nueva variante ómicron del coronavirus, causante de la COVID-19, en las bases estadounidenses situadas en esta isla.

El gobernador de Okinawa, Denny Tamaki, expresó que estaba “indignado” por el control inadecuado de la infección en las bases militares estadounidenses, lo que, agregó, permitió que la nueva variante ómicron se extendiera a diversas partes de la isla.

Además, el viernes en una reunión virtual entre los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa de Japón y EE.UU., el canciller nipón, Yoshimasa Hayashi, informó que la ansiedad se estaba extendiendo entre los residentes de la isla por el aumento de las infecciones por coronavirus dentro y los alrededor de las bases estadounidenses, por lo que exigió la pronta aplicación de medidas cautelares.

Estas denuncias obligaron a EE.UU. a endurecer las restricciones de la COVID-19 sobre el personal en sus bases militares en Japón, informaron el domingo el Gobierno japonés y las autoridades de las fuerzas estadounidenses emplazadas en el país asiático, en un comunicado conjunto.

 

Según el anuncio, durante dos semanas a partir del lunes, el movimiento del personal de las tropas estadounidenses fuera de las instalaciones de la base se restringirá a actividades esenciales.

Además, el Ejército estadounidense en Japón también acordó imponer requisitos obligatorios de uso de mascarillas a todo el personal, afirma el comunicado.

El Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas (SOFA, por sus siglas en inglés) entre Estados Unidos y Japón permite al personal militar estadounidense pasar por alto las oficinas de cuarentena japonesas si aterrizan directamente en una base militar estadounidense, lo que crea una laguna en el control de entrada.

La Prefectura de Okinawa informó el domingo de 1533 nuevos casos del coronavirus, el más alto del país, de los cuales 429 eran personal militar estadounidense.

tmv/ncl/tqi/rba