• Un soldado británico custodia a prisioneros en el sur de Irak en 2003. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 21 de noviembre de 2019 19:23

EE.UU. y el Reino Unido dirigieron al menos dos prisiones secretas meses después de la invasión de 2003 ocultando presos de la Cruz Roja, según un reporte.

El portal local de noticias Middle East Eye (MEE), con sede en Londres (capital del Reino Unido), ha indicado este jueves que el asesor legal más importante del Ejército británico en el país, en ese entonces, ha presentado una denuncia penal ante la Policía sobre la existencia de los llamados lugares negros.

El asesor legal alertó que los prisioneros podrían no haber sido declarados al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y posteriormente habrían sido expulsados ​​del país.

Middle East Eye apunta a que se entiende que los abogados del Ejército británico buscaron información sobre los mencionados prisioneros una vez que salió a la luz la existencia del centro de detención, pero no tuvieron mucho éxito.

Las autoridades británicas no les han proporcionado aclaraciones sobre el paradero de los presioneros a pesar de numerosas solicitudes, añade el medio.

Una de las dos cárceles secretas se encontraba dentro de una base operativa avanzada conjunta entre Estados Unidos y el Reino Unido, conocida como H1, ubicada en un campo de aviación y una estación de bombeo de oleoducto en el desierto occidental de Irak.

La segunda prisión, situado fuera de la ciudad de Al-Qaim y cerca de la frontera siria, era conocido por las fuerzas de la coalición como la Estación 22.

 

Este reporte llega unos días después de que el diario británico Sunday Times y la cadena británica BBC revelaran que comandantes del Ejército británico trataron de mantener en secreto algunos crímenes de guerra en Afganistán e Irak.

La investigación conjunta publicada el domingo señaló, citando a testigos, asesinatos, torturas, golpes o abusos sexuales de detenidos y civiles desarmados cometidos por parte de las tropas británicas.

LEER MÁS: Indigna a iraquíes permiso de británicos para matar a civiles

El 14 de febrero, un grupo pro derechos humanos calificó de “alarmante” un reciente informe sobre las bajas civiles a manos de las tropas del Reino Unido en Afganistán e Irak.

Además de fuerzas británicas, tropas estadounidenses están comprometidas con los crímenes de guerra en estos dos países, pero el Departamento de Defensa de Estados Unidos (el Pentágono) ha amenazado a militares para que no revelen los crímenes en Irak.

tmv/krd/rba

Comentarios