• Combatiente Peshmerga vigila las zanjas excavadas en el territorio iraquí.
Publicada: domingo, 31 de enero de 2016 10:58

Las autoridades kurdas, con el apoyo de la denominada coalición anti-EIIL liderada por Estados Unidos, han cavado zanjas para definir las fronteras del llamado” Gobierno kurdo”.

Fuentes kurdas, citadas por la agencia rusa de noticias RT en árabe, han informado este domingo que la región semiautónoma del Kurdistán iraquí ha designado un millonario presupuesto para tal fin, y ha contado con el apoyo de expertos de la coalición internacional, que alega luchar contra el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

Por su parte, las fuerzas kurdas (Peshmerga) han anunciado que "en este proyecto tienen el apoyo de unos 20 expertos de Geografía de EE.UU. y Francia, 25 expertos técnicos de los Estados Unidos, 40 ingenieros del Reino Unido, Francia, Estados Unidos, así como 60 expertos en explosivos estadounidenses y alemanes”.

Han precisado que hasta el momento han cumplido el 65 por ciento del proyecto y está previsto que terminen sus excavaciones el próximo mes de mayo.

Hace casi un año, las autoridades kurdas iniciaron sus excavaciones a lo largo de las fronteras con Siria, bajo el pretexto de defenderse ante los ataques de Daesh, y luego, han extendido sus operaciones hacia Irak, en concreto, en la provincia de Kirkuk, en las zonas bajo el control de los Peshmerga.

Según las revelaciones, las zanjas conectarán el este de la ciudad de Badra, en la provincia de Al-Wasit, con las ciudades de Beldozer y Khanaqin, en el norte de Diyala, así se extenderán hacia las ciudades de Kafra y Tuz Jurmato, en el noreste de Salah al-Din, de aquí hacia la ciudad de Hawiya en Kirkuk, y terminarán en la ciudad noroccidental de Sinyar.

Con fecha anterior, el ex primer ministro de Irak Nuri al-Maliki calificó de “inconstitucional” la decisión de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí de separarse de este país árabe.

Mientras la iniciativa de la separación de Irak fue criticada enérgicamente por los líderes políticos chiíes y suníes de ese país, el primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu, ha mostrado su apoyo al plan.

mkh/ctl/msf