• Un templo islámico en España, donde los feligreses se reúnen para rezar juntos.
Publicada: lunes, 12 de septiembre de 2016 1:03

La primera universidad islámica de España abre sus puertas, en ella se formarán a imanes, profesores de religión y quien desee licenciarse en ciencias islámicas.

La idea es contrarrestar con el conocimiento de “lecturas desviadas y corrientes extremistas”, asegura Rachid Boutarbouch, el fundador de la primera universidad islámica de España, en la ciudad de San Sebastián de la región norteña del País Vasco.

La necesidad de ofrecer formación a los musulmanes españoles la comparte la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI), que prepara ya la apertura también de su propia universidad islámica en breve, pero que discrepa con el planteamiento del centro vasco por impartir las clases en árabe y no buscar un encaje en el sistema educativo español.

Hay una necesidad clara. La mayoría de los imanes en España no están preparados. Aquí viene alguien de Marruecos, no encuentra trabajo y se va a la mezquita a trabajar como imán. Hay también mucha gente que conoce el Corán (libro sagrado de los musulmanes), pero que no sabe cómo enseñarlo”, piensa el fundador de la primera universidad islámica de España, Rachid Boutarbouch.

Ambas iniciativas son una muestra del momento de redefinición que atraviesa el Islam europeo y de la necesidad de hacer frente desde el ámbito académico hasta la marea de propaganda terrorista que circula por la web en nombre del Islam.

Hay una necesidad clara. La mayoría de los imanes en España no están preparados. Aquí viene alguien de Marruecos, no encuentra trabajo y se va a la mezquita a trabajar como imán. Hay también mucha gente que conoce el Corán (libro sagrado de los musulmanes), pero que no sabe cómo enseñarlo”, piensa Boutarbouch.

El fundador de la primera universidad islámica de España, Rachid Boutarbouch.

 

El representante de la Universidad vasca, Badar Hiyra explica que “hay muchos jóvenes que quieren conocer nuestra religión, pero solo lo pueden hacer por la red. Queremos que nuestros jóvenes rechacen los pensamientos radicales”.

Boutarbouch, el rector del centro de San Sebastián explica que han recibido muchos correos de alumnos que quieren matricularse. Son “imanes, médicos, ingenieros y todo tipo de profesionales que quieren aprender la religión islámica”.

Muchos son parte de los cerca de dos millones de musulmanes de España, pero también hay estudiantes de Francia, Italia o Alemania, detalla por teléfono desde Rabat, donde se encuentra para asistir a la fiesta del sacrificio Cordero.

 

Las asignaturas se imparten en árabe clásico, aunque preparan un curso intensivo en castellano. Este es precisamente uno de los puntos de conflicto con el proyecto que la FEERI tiene previsto lanzar en las próximas semanas. “La universidad islámica deben hacerla los musulmanes españoles. No estamos de acuerdo con que haya una sucursal de una universidad extranjera en España, porque la idea es que sea un islam adaptado a la vida en Europa. Aquí sabemos qué islam necesitamos”, arranca Mounir Benjelloun, presidente de la FEERI.

La FEERI, que agrupa a 450 comunidades musulmanas aspira a que su licenciatura sea imparta íntegramente en castellano en unos cuatro años. “El problema es que es muy difícil encontrar profesores de ciencias islámicas en castellano”. De momento, contarán con profesores de Marruecos, Reino Unido, Bélgica y Francia.

Benjelloun aspira a que la titulación de la FEERI sea reconocida en España como la del resto de universidades. “Los musulmanes tenemos el derecho por los acuerdos a tener nuestros centros de estudios. Igual que hay universidades católicas, debe haber universidades musulmanas que se rijan por la ley española”.

krd/rha/hnb

Comentarios