• El canciller libanés, Gebran Basil, habla en una reunión en Moscú, capital rusa, 20 de agosto de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 17 de abril de 2019 7:18

El Líbano dice que EE.UU. cedió los altos sirios de Golán y la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) a Israel para apoyar la campaña electoral de Netanyahu.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, desde su llegada a la Casa Blanca en 2016, ha hecho lo imposible para mostrar su lealtad a Israel. Designó la ciudad palestina de Al-Quds como capital israelí, reconoció la soberanía israelí sobre el lado ocupado de los altos sirios del Golán e incluyó al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en su lista de grupos terroristas, tal y como deseaba el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

En una serie de mensajes dejados el martes en su cuenta en Twitter, el canciller libanés, Gebran Basil, denunció que EE.UU. haya hecho todo eso para apoyar la reelección de Netanyahu, quien, a su juicio, asesina a mujeres, desplaza a los palestinos y “satisface sus complejos”, desarraigando olivos y profanando lugares sagrados.

“Lo que necesitamos hoy en día es un equilibrio en las relaciones internacionales, en momentos en que un país cede a otro la tierra que pertenece a un tercero y la capital histórica de una nación para apoyar la campaña electoral de una persona que mata a las mujeres, golpea a los niños, desplaza a los palestinos y satisface sus complejos desarraigando olivos y profanando los templos, las iglesias y las mezquitas”, tuiteó Basil.

El llamado “acuerdo del siglo” impulsado por la Administración estadounidense, según el jefe de la Diplomacia libanesa, supone otra muestra de la violación a los derechos de los países árabes que es absolutamente “inaceptable”.

Lo que necesitamos hoy en día es un equilibrio en las relaciones internacionales, en momentos en que un país (EE.UU.) cede a otro la tierra que pertenece a un tercero (la entrega del lado ocupado de los altos sirios de Golán a Israel) y la capital histórica de una nación (la entrega a Israel de Al-Quds) para apoyar la campaña electoral de una persona (Netanyahu) que mata a las mujeres, golpea a los niños, desplaza a los palestinos y satisface sus complejos desarraigando olivos y profanando los templos, las iglesias y las mezquitas”, tuiteó el canciller libanés, Gebran Basil.

 

El ministro de Asuntos Exteriores lamentó que el acuerdo que pretendía ser una salida al conflicto israelí-palestino, abriendo nuevos horizontes de paz y seguridad para la nueva generación, se haya convertido en “una cadena” que pretende sofocar la causa palestina y desviar la atención de las metas palestinas, que incluye el retorno de los refugiados a sus tierras ocupadas por el régimen de Tel Aviv.

Pese a todos los esfuerzos, matizó Basil, Beirut permanece firme en su postura de que Palestina es un país árabe y su capital es Al-Quds y que (los altos de) Golán son de Siria y sus residentes son árabes sirios”, recalcó.

Algunas fuentes indican que el plan propuesto por Washington para poner fin a la lucha palestina por recuperar su tierra niega el derecho al retorno de los refugiados palestinos expulsados tras la formación de Israel, entre otras medidas pro-sionistas. Además, los palestinos rechazan la pretensión de Washington de actuar como mediador.

 ask/ktg/mkh

Comentarios