• Niños inmigrantes en centros de detención en Estados Unidos. (Foto: EFE)
Publicada: martes, 8 de junio de 2021 21:18

Una instancia gubernamental de EE.UU. revela que casi 4000 niños migrantes fueron separados de sus familias en la frontera con México durante el mandato de Trump.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) ha dado a conocer este martes un informe, realizado por un grupo de trabajo, en el que destaca la cifra de los niños que fueron separados de sus familias en la frontera  sureña del país norteamericano como resultado de una orden ejecutiva emitida por el entonces presidente Donald Trump.

En estrecha coordinación con las ONG, el Grupo de Trabajo ha identificado a 3913 niños que fueron separados de sus familias en la frontera México-Estados Unidos entre el 1 de julio de 2017 y el 20 de enero de 2021, con base en la política de 'tolerancia cero'”, indica el documento.

Al respecto, la nota subraya que, en tal período, hubo 5636 separaciones de familias y sus niños; no obstante, solo 3913 casos pueden clasificarse dentro de las definiciones de ese grupo de trabajo creado por la actual Administración estadounidense, presidida por Joe Biden.

 

Asimismo, el DHS destaca que 1779 niños se reunieron con sus padres en EE.UU. en virtud de órdenes judiciales anteriores, mientras que, durante los últimos 30 días, otros siete niños se rencontraron con sus progenitores. Sin embargo, aún hay 2127 menores para los que el mencionado grupo de trabajo no tiene un registro corroborado de reunificación, tal como remarca el texto.

Biden ha criticado constantemente las políticas de migración de línea dura de su predecesor en el cargo, Trump, especialmente la controvertida política de tolerancia cero bajo la cual las autoridades federales separaban a los niños de sus familias después de que cruzaban ilegalmente la frontera.

A pesar de que esa política ha sido anulada, todavía cientos de niños migrantes siguen separados de sus familias, de acuerdo con diversos informes, y la crisis humanitaria de menores no acompañados sigue siendo un dolor de cabeza para el Gobierno de EE.UU.

mdh/ncl/mkh